América convulsionada rechaza el proyecto conservador

Minuto Uno | Opinión

Por Juan Carlos Junio

boliviaCon el golpe dictatorial al presidente Evo Morales ya no quedan dudas que América Latina está transitando una secuencia de destituciones y proscripción de sus gobiernos populares inspirada por Estados Unidos y las corporaciones locales, deseosos de volver a implantar la arcaica Doctrina Monroe de “América para los norteamericanos”. Primero fue Lugo en Paraguay, luego Dilma y Lula en Brasil. A ello hay que sumar las persecuciones a Rafael Correa en Ecuador y a Cristina Fernández de Kirchner en la Argentina. Y obviamente fenómenos antidemocráticos y violentos como la grotesca autoproclamación del presidente Guaidó en Venezuela, inmediatamente reconocido por EEUU y Brasil, todo lo cual pone en evidencia la presencia de un poder destituyente en nuestro continente. El elemento común es que se tratan de gobiernos democráticos que han ensayado un camino popular alternativo al exigido por los Estados Unidos.

¿Por qué Bolivia? Entre todos los gobiernos populares que se erigieron durante los años 2000 en el continente, la Bolivia de Evo era el caso más paradigmático. Había logrado representación popular indígena (el 67% de su población), constituyendo un Estado Plurinacional, junto con una economía que recuperó sus riquezas naturales y generó mejoras de enorme trascendencia para la vida de la mayoría de su pueblo. Durante su gestión tuvo lugar un crecimiento sostenido del PBI, una tasa de desocupación en torno al 4%, y una inflación de las más bajas de la región. Tal era el virtuosismo de la gestión del binomio Evo-Linera que hasta los neoliberales argentinos lo citaban como ejemplo insospechado, incluyendo que Bolivia conseguía colocar deuda internacional a una tasa bajísima, a pesar de haber sido un país que llevó a cabo la expropiación de la principal empresa de hidrocarburos. Y quizás lo más importante en términos sociales: el gobierno del M.A.S. bajó la pobreza del 35% al 15%. Como sabemos, en la Argentina, Macri concluirá su mandato con un nivel cercano al 40%.

Paradójicamente, esos grandes avances sociales transformaron a Bolivia en un ejemplo inoportuno para América Latina. Posiblemente el triunfo de Alberto Fernández en la Argentina y las manifestaciones multitudinarias contra el Chile de Piñera alarmaron a los halcones de Estados Unidos. Sobre todo después de la emergencia del grupo de Puebla uniendo al norte y sur del continente en un nuevo proyecto latinoamericanista. Ello pudo haber desencadenado la decisión de plasmar el golpe en Bolivia. Aquí resulta inevitable traer de la historia la guerra contra Paraguay, conocida como “la triple alianza”, que quedó en la memoria como la “triple infamia”. El Brasil de Bolsonaro lidera los designios de la potencia imperial de nuestra época: Estados Unidos; seguidos por una Argentina cómplice: Mitre entonces y Macri ahora. Se unen otra vez para sofocar una experiencia ejemplar de desarrollo económico autónomo como hicieron en el siglo XIX con el Paraguay.

La felicitación impúdica de Donald Trump a los militares golpistas y el posterior reconocimiento de Jeanine Áñez -la autoproclamada presidenta de Bolivia-, desnuda el rol activo de la diplomacia trumpiana en el asalto a la democracia del país hermano. Junto a ello, la OEA continúa desempeñando un rol deleznable, primero legitimando el golpe con su veredicto sobre los escrutinios, posteriormente llamándose a silencio, coronando su papel sub-colonial, diciendo que fue un auto golpe de Evo Morales. Resulta evidente que estamos padeciendo las consecuencias de no contar con la UNASUR y CELAC.

Pero hay otra lectura que se debe realizar: la región va perdiendo uno de sus mayores atributos políticos que la diferenciaban del resto del mundo: ser un continente en paz. Dudosamente pueda preverse un impulso al crecimiento en la región con tal inestabilidad política signada por la abolición del Estado de derecho. Pero sobre todo, lo que está en disputa es el proyecto político continental para América Latina y la ambición de las grandes potencias por controlar nuestras riquezas naturales y las posiciones geopolíticas estratégicas ante un eventual recrudecimiento de las tensiones con China y Rusia.

Nos acercamos a un acontecimiento de enorme trascendencia para toda América: el 10 de diciembre en nuestro gran país, asumirá un gobierno popular fuertemente imbuido de un espíritu americanista. En ese crucial momento, nuestro continente será interpelado por el grito de Evo: “las oligarquías no aceptan que un indio y su equipo, puedan cambiar el país”. Sin embargo, allí recibirá la solidaridad de toda la América progresista y democrática.

Nota publicada en Minuto Uno el 15/11/2019

Comentarios: Deje un comentario

El presidente electo Alberto Fernández participó de una charla en el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini

Compartió una mesa en el contexto la presentación del libro “Política y elecciones en América Latina” junto con Marco Enriquez Ominami y Gisela Brito y Ava Gómez whatsapp-image-2019-11-11-at-215932-32Daza, autoras de la publicación.

El lunes 11 de noviembre, en el marco de la presentación del libro “Política y elecciones en América Latina”, el presidente electo Alberto Fernández participó de una charla en el Centro Cultural de la Cooperación (CCC) Floreal Gorini junto con el dirigente chileno Marco Enríquez Ominami y Gisela Brito y Ava Gómez Daza, autoras de la publicación.

La apertura del encuentro estuvo a cargo de Juan Carlos Junio, director del CCC, quien sobre la presencia de Alberto Fernández destacó “hoy resolvimos una paradoja en el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini. Como es un centro cultural con una visión latinoamericanista han concurrido aquí hombres y mujeres de la cultura y presidentes de América Latina. Vino dos veces el presidente Hugo Chávez, Rafael Correa (en una de ellas presentó su libro) pero nunca vino un presidente argentino, de forma tal que hoy superamos positivamente esta cuestión”.

Luego de referirse al golpe de Estado en Bolivia y agradecer al presidente de México Andrés Manuel López Obrador, por facilitarle la posibilidad de asilo político a Evo Morales, Fernández reflexionó sobre su posición ante la situación de Milagro Sala, Lula da Silva, Evo Morales. Y reflexionó: “Todos me recomendaron no hacerlo. Pero la pregunta es: ¿debía hacerlo? Si la respuesta es que sí debía hacerlo”. Luego aseguró: “Un político no consulta encuestas. Hace lo que su conciencia y su ética le recomienda. Porque un dirigente es el que se pone al frente de la gente. La política que recomienda revisar focus groups y encuestas es para que existan políticos que corren detrás de la gente. La política no es para eso sino es para ponerse delante los pueblos e ir corrigiendo lo que hay que corregir”.

Finalmente, tras destacar que la publicación de Brito y Gómez Daza “tiene un halo de aire fresco para revisar estas cosas en los tiempos en que vivimos”, advirtió: “Tenemos que estar muy convencidos de lo que somos, de lo que queremos representar y a quienes queremos representar. Y hacia dónde queremos ir… Si estamos convencidos de eso, puede haber gente que nos ayude a comunicarlo mejor, pero lo que no debe, haber es gente que nos convenza a copiar los méritos de los otros. Nosotros no somos nunca producto del marketing, somos hijos de la militancia política”.

Para finalizar, recordó “nunca nos hagan creer lo que el marketing nos recomienda. Debemos hacer lo que nuestra conciencia nos recomienda. Debemos cumplir el compromiso de aquellos que confiaron en nosotros. Y antes que nada, lo mejor que podemos hacer es, para que todos sean felices, es terminar con la pobreza. Esa es la obligación que tenemos todo el progresismo en América latina”.

A su turno, Ominami destacó que la política es también representación y la publicación, en ese sentido, busca mostrar sus reglas. “Las elecciones son básicamente un combate por el cambio y el libro destaca la necesidad de una estrategia. Siempre he creído que es más difícil ser progresista que de derecha, nosotros tenemos un combate que es la desigualdad”

“Es un día triste para Bolivia y toda América Latina” afirmó Brito al comenzar su charla. “El golpe de Estado que se consumó  vuelve a demostrar que el progresismo no tiene solo como desafío competir electoralmente, sino que además debe hacer frente a unas fuerzas conservadoras que son profundamente anti democráticas  y que no titubean a la hora de recurrir a estrategias destituyentes para acceder al poder”, agregó.

La autora comentó que la idea central que recorre el libro es la imposibilidad de separar los contextos electorales de la política, ya que son las ideas el centro de gravedad de toda disputa electoral. Y una segunda cuestión es problematizar el análisis sobre el comportamiento del electorado en las urnas, ya que no puede ser concebido como una ciencia exacta.  El libro recorre diferentes corrientes sociológicas que refieren a dicho comportamiento y su aporte introduce otras miradas como la ciencia cognitiva, “que sostiene que las razones y las pasiones funcionan juntas en el cerebro humano y la política”. “Se trata de poner herramientas al servicio de las ideas, los valores y las formas de ver el mundo, para construir sociedades menos desiguales, el objetivo de toda fuerza progresista”, concluyó.

En tanto, Gómez Daza sostuvo su apoyo  Evo Morales y la importancia de mantener la democracia en América Latina. Y luego se refirió a las diferentes experiencias prácticas de procesos electorales que recoge en el libro como las de Colombia, Paraguay, Perú, México, Costa Rica. Para finalizar enfatizó que Alberto Fernández “representa la esperanza de los  procesos democráticos en América latina”.

Comentarios: Deje un comentario

Los retos de la transición hacia otro proyecto político

Minuto Uno | Opinión

Por Juan Carlos Junio

alberto-20cristinaYa es un hecho; de confirmarse en las elecciones generales el resultado de las PASO, la Argentina ingresará en la transición. El Pueblo argentino ha rechazado mayoritariamente al liberalismo, después de la experiencia negativa de los últimos cuatro años. Como si quedaran dudas, al otro lado de la cordillera se agitan las sombras de las llamas ardientes del modelo chileno, diseñado por los Chicago Boys y tan mentado por los liberales criollos. Se les quemaron los papeles. Sin embargo, en nuestro país la transición no estará libre de todo tipo de obstáculos. Restaría cerca de un mes y medio hasta el traspaso de mando. Una eternidad, sobre todo en esta fase donde la crisis ya tiene una dinámica propia.

Uno de los problemas estructurales más graves es la inflación. Macri dijo que nuestro país es “como un alcohólico recurrente con la inflación”. Sin embargo es el Presidente quien ha descorchado la inflación más alta desde los años de la hiper. Sorprende también que haya dicho: “no podemos resignarnos a no tener nuestra moneda”, cuando en su gestión dolarizó las tarifas de los servicios públicos, los combustibles, los alimentos y los medicamentos. A su vez, con sucesivos shocks cambiarios y la persistencia de tasas de interés muy elevadas, fue generalizando el proceso dolarizador al resto de los bienes y servicios. También se refirió a “la incapacidad de tener una moneda sana”, usando la expresión de uno de los informes del llamado “Plan Prebisch” de los golpistas de 1955, “Moneda sana o inflación incontenible”.

El gran empresario Ratazzi aprovechó para opinar nuevamente: “hay inflación porque estamos enfermos”, y ya que estaba, hizo gala de su ignorancia sobre la historia argentina al decir que el golpe del 30 “fue raro, semicivil y semimilitar”, para pasar a protestar por la creación de las juntas de granos, de carne y del Banco Central. Es decir, todas las instituciones por las cuales el Estado puede intervenir en la regulación de precios vitales para la vida ciudadana. Pero sus fallidos históricos no implican que desconozca que es inminente en la Argentina un verdadero cambio de época y entonces intentan resistir a perder sus privilegios, entre ellos la “libertad” para formar los precios a “piacere”, para conservar su principio sagrado: la tasa de ganancia.

Desde la derrota en las PASO, el gobierno ha dejado una zona liberada para que se ajusten los precios a la alza. Primero Macri dejó volar el dólar para castigar a los votantes “culpables”. Ahora, tras las elecciones, las cadenas de supermercado advierten que sus proveedores están confeccionando nuevas listas de precios para anticiparse al congelamiento que podría surgir en el próximo gobierno. Se habla de un 15% promedio.

Mientras tanto se conoció la variación del IPC de septiembre que fue de 5,9% con relación al mes anterior. Pero algunos rubros como Salud subió 8,3%, y prendas de vestir y calzado 9,5%. En CABA una familia debe ganar cerca de 35.000 pesos para no ser pobre. Mientras que la canasta de indigencia se ubicó en $ 17.164,45, acumulando un incremento anual del 57,9%. Pero el empobrecimiento recae sobre otros sectores. Una familia de clase media, para ser considerada como tal por el instituto de estadísticas de la Ciudad, necesita superar los $ 54.338,79 por mes. Siempre y cuando sea propietaria de la vivienda. Si ese no es el caso, debe sumarse de alquiler entre 15.000 y 25.000 pesos. Así que estamos hablando de un ingreso superior a los 70.000 pesos para no caer en la pobreza. Otro testimonio de este deterioro de ingresos de la clase media es la pérdida de 250 mil alumnos de los colegios privados en CABA y provincia de Buenos Aires debido al aumento de las cuotas y matriculas los establecimientos.

Fracasada la política de ajuste monetarista para controlar la inflación, ahora todos reconocen la necesidad de un pacto verdadero de precios, porque el “pacto de caballeros” de Dujovne quedó en la nada; ni pacto ni caballeros. Claro que un acuerdo de tal envergadura no puede realizarlo un gobierno en retirada. El Ministro Dante Sica declaró temerariamente que “estamos administrando una economía kirchnerista por obligación”.

A este raid de declaraciones sin sentido ni destino, propias de fin de ciclo, se sumó el canciller Jorge Faurie. Se refirió al levantamiento del pueblo chileno contra el gobierno derechista del amigo presidencial Sebastián Piñera con sorna, hablando de “brisa bolivariana”. Más que brisa, lo que hay allí es un huracán contagioso que se propone correr el andamiaje neoliberal del Continente, abriendo paso a una nueva época, democratizando la riqueza y en la que los pueblos sean soberanos de su destino.


Comentarios: Deje un comentario

Juan Carlos Junio en Radio Colonia - La tarde con Carlos Polimeni, con Carlos Polimeni

15-10-2019 - Juan Carlos Junio en Radio Colonia - La tarde con Carlos Polimeni, con Carlos Polimeni

Comentarios: Deje un comentario

Juan Carlos Junio en Radio Cooperativa - Abrir el juego, con Luisa Valmaggia

14-10-2019 - Juan Carlos Junio en Radio Cooperativa - Abrir el juego, con Luisa Valmaggia

Comentarios: Deje un comentario

Juan Carlos Junio en Radio 10 – Rayos X, con Raúl “Tuny” Kollmann

13-10-2019 – Juan Carlos Junio en Radio 10 – Rayos X, con Raúl “Tuny” Kollmann

Comentarios: Deje un comentario

Lo prioritario y urgente es la deuda social

af-hambreSi algo resulta inapelable en nuestro país en estos días es que estamos ante un inminente cambio de época. Una vez más nos identificamos con aquella canción que inmortalizó Mercedes: “y así como todo cambia, que yo cambie no es extraño”.

Más allá de que aún faltan los comicios definitivos, el resultado de las PASO desató un clima de fin de ciclo del proyecto macrista. Ello se ve reflejado en la campaña de los candidatos: mientras Macri intenta apelar infructuosamente a una épica micro militante tardía arengando a un puñado de vecinos para revertir lo imposible, Alberto Fernández viene de realizar una gira mundial digna de jefe de Estado y acaba de lanzar un ambicioso plan contra el hambre con una amplia representación social.

La expectativa de un cambio de modelo económico está descontada. En los pronunciamientos de los Fernández y sus voceros económicos más cercanos, queda claro que se termina la etapa de especulación financiera y dominio de un núcleo minúsculo de grandes empresarios, para dar lugar a una economía de producción y empleo, en base a un mercado interno vigorizado vía aumento de los salarios y las jubilaciones. El punto radica en pensar cómo será el tránsito hacia una democratización de nuestras riquezas y sobre quiénes recaerá el mayor peso del esfuerzo para redistribuir los ingresos generados por la sociedad.

En los gobiernos liberales -sin ir más lejos, el que está yéndose-, es común que se proponga la consabida teoría del derrame, es decir, primero llenar la copa de los ricos para que después rebalsen los beneficios hacia los de abajo. Lo cierto es que lo primero siempre ocurre, en cambio, lo último nunca se cumple. Deberíamos preguntarnos qué clase de modelo de sociedad nos vuelven a proponer que nos remite al estado de naturaleza primitiva sustentado en el predominio de los más fuertes y luego, si queda algo, comen los más débiles. Esa lógica de la prepotencia del más fuerte es la ética de un capitalismo desatado.

Actualmente, a pesar de su envoltorio, el argumento es que la manada debe premiar a los cazadores más vigorosos (la meritocracia). Ellos serían luego los que conseguirán alimento para el resto. Trasladar este comportamiento al mundo social conlleva no solo renunciar a los preceptos civilizadores más elementales de la vida en comunidad, sino que implica una mirada sobre la economía que pierde de vista que es una ciencia social y que su sentido esencial es beneficiar a la sociedad. Por eso salud, educación, acceso a bienes públicos, inclusión y niveles de participación ciudadana, no deben ser concebidos como gastos, sino como una verdadera inversión que redunda en un mejor país para todos.

Con Macri, las mieles fueron siempre hacia los sectores más poderosos. Por ejemplo, el presupuesto presentado el año pasado para este 2019 ya contemplaba que el pago de intereses de deuda crecería 10%, mientras que los desembolsos para seguridad social de los jubilados y pensionados apenas un 1%. Esas proporciones serán revertidas en el nuevo gobierno. Macri arrasó la caja de las jubilaciones. Como señala el periodista Alfredo Zaiat, recibió el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) con activos por 67 mil millones de dólares y hoy tras las duras devaluaciones auto inflingidas apenas llegan a 22 mil millones. Así, en cuatro años perdió casi 70% en dólares. Se trata entonces de identificar claramente a los ganadores y perdedores del modelo que culmina. Alberto Fernández ya se ha referido críticamente a la especulación financiera. Un buen lineamiento inicial sería obtener recursos de los sectores económicos que han tenido rentas extraordinarias, el financiero es uno de ellos, pero también cabrá revisar los balances y contratos de las empresas de servicios públicos privatizadas, incluyendo el sector energético, las mineras, los grandes agroexportadores y otros.

Respecto a los sectores más humildes, ahora ampliamente empobrecidos, las diferencias entre Alberto Fernández y Macri surgen con nitidez. Mientras que para el presidente actual la pobreza es sólo un slogan de campaña, que lejos de llevarla a 0 llegó al 35,6% y a fin de año estará cerrando en torno al 40%, Alberto Fernández lanzó el “Plan Argentina sin Hambre” convocando a una vasta red de organizaciones, cámaras empresariales, y distintos niveles de gobierno para lo cual se sancionarán leyes y destinarán fondos muy importantes. Un plan de esta envergadura da cuenta de la utilización plena de las capacidades del Estado para priorizar y dar solución al flagelo inmoral del hambre de nuestros niños y adolescentes en el país de la producción de los alimentos para medio mundo.

En suma, lo esencial es salir al encuentro prioritariamente y en forma urgente de la deuda social con nuestro propio pueblo: asalariados y jubilados despojados en sus ingresos, pymes y clases medias atacadas por tarifazos y créditos a tasas usurarias, jóvenes universitarios y científicos abandonados por un estado negador de su rol social. Todo cambiará.

Nota publicada en Minuto Uno el 11/10/2019

Comentarios: Deje un comentario

Juan Carlos Junio en Radio Colonia - Caballero De Día, con Roberto Caballero

11-10-2019 - Juan Carlos Junio en Radio Colonia - Caballero De Día, con Roberto Caballero

Comentarios: Deje un comentario

Juan Carlos Junio en Radio Colonia - Volver a las fuentes, con Cynthia Ottaviano

10-10-2019 - Juan Carlos Junio en Radio Colonia - Volver a las fuentes, con Cynthia Ottaviano

Comentarios: Deje un comentario

Juan Carlos Junio en Radio Caput - Entre lo público y lo privado, con Nora Lafón

10-10-2019 - Juan Carlos Junio en Radio Caput - Entre lo público y lo privado, con Nora Lafón

Comentarios: Deje un comentario