CABA: Más derecha frente a más reclamo social

Página/12 | Opinión

Por Juan Carlos Junio

pagina2 Confirmados los resultados electorales, en la sede de Juntos había caras largas y sabor a victoria pírrica, a pesar de que los guarismos a nivel nacional le daban una ventaja del 8,5 por ciento. La clara recuperación del Frente de Todos, especialmente en la provincia de Buenos Aires, fue muy significativa a tal punto que la derecha no pudo verbalizar un mensaje triunfalista hacia adentro de su propia fuerza.

En el campamento de la derecha porteña, todos unidos, Palomas y Halcones, fueron aceptando que no lograron recuperar los dos tercios de la legislatura que detentaron de 2017 a 2019. Se proponían gobernar discrecionalmente, violentando el debate, y la construcción de consensos propios de una auténtica democracia participativa.

Sin embargo, debemos asumir en plenitud que hubo un avance de la ultra derecha que tiene como principal figura al aprendiz de fascista Javier Milei. El espacio de derecha que ocupaba Juntos con exclusividad ahora será compartido con este núcleo que se define como anarco capitalista y, entre otras ideas propias de un estadio de barbarie, niega el cambio climático aludiendo que se trata de “una mentira del socialismo, impulsado por el marxismo cultural”. Este vociferante teatrista fabricado por los grandes medios es una amenaza real a la vida política en democracia que no habría que subestimar. En realidad, debe ser enfrentado apelando a la cultura democrática de la gran mayoría de la sociedad.

Nuestra Ciudad tiene la particularidad de ser una de las más ricas de Latinoamérica. En términos de ingresos per cápita, cuenta con el presupuesto más alto del país (más de $900 mil millones) pero registra también la afrenta de que 710 mil de sus ciudadanos son pobres, sumados a los otros 260 mil tipificados como vulnerables y del sector medio frágil, según datos oficiales, además de unos 9.500 habitantes en situación de calle, de acuerdo al último Censo Popular.

No obstante, hay un fenómeno interesante que emerge en paralelo y cada vez con más fuerza: la creciente participación ciudadana como reacción a la imparable edificación, demolición patrimonial y cementización que lleva adelante el macrilarretismo. Esta política choca de lleno con la clara demanda ecológica de mayores espacios verdes, y de viviendas accesibles tanto para los sectores medios como populares que habitan nuestra ciudad.

La expansión del protagonismo de la ciudadanía, va desnudando la asociación de los negociantes inmobiliarios con el gobierno del Pro y sus legisladores. Este fenómeno novedoso presenta varias dimensiones que van adquiriendo modalidades originales. Desde espontáneas juntas vecinales con el fin de oponerse a las torres, agrupaciones barriales ya muy arraigadas, instituciones de la sociedad civil de la comuna, observatorios y grupos de profesionales vinculados a las universidades, pasando por las organizaciones político partidarias. Son núcleos emergentes de una ciudadanía que se organiza más allá de sus inclinaciones electorales para enfrentar el avance especulativo del meganegocio inmobiliario que se viene promoviendo desde la era Macri, fabricando artificiosamente modificaciones a la normativa urbana, que nos llevan cada vez más hacia una ciudad invivible. Esta participación activa se manifiesta a través de distintas iniciativas callejeras como las bicicleteadas en defensa del río, movilizaciones frente a la Legislatura contra la destrucción del patrimonio histórico e identidades barriales, festivales en las plazas y petitorios contra la construcción de torres en Villa Ortúzar, Palermo, Núñez, Parque Chacabuco, Parque Chas, Saavedra, Parque Patricios y Caballito. A las masivas audiencias públicas en rechazo a estas políticas hay que sumarle las que se realizarán por los recientemente aprobados 11 “convenios urbanísticos” para construir super torres en ocho barrios porteños. Además, la militancia del FdT logró juntar más de 50 mil firmas para que la Legislatura trate un proyecto de creación de un parque público en la ribera porteña para el disfrute de todas y todos, en lugar de un nuevo y elitista Puerto Madero. Esta dinámica social y cultural aportó a que surja una dimensión jurídica: el larretismo, pese a su férreo manejo del sistema judicial porteño desde el Tribunal Superior, no pudo evitar que la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo de la Ciudad declare recientemente la inconstitucionalidad de la venta de las 32 hectáreas de la Costanera Norte justamente por no haber escuchado, como manda la constitución, a la opinión ciudadana. El fallo en sus fundamentos declara taxativamente que la costanera debe ser pública.

Este novedoso fenómeno político, social y cultural de participación democrática, reclama ser escuchado y ya se proyecta como un protagonista trascendente en la vida de la ciudad conteniendo un sesgo crítico y reivindicativo frente al oficialismo porteño. Todo indica que tiene una tendencia a crecer y adquirir densidad política.

El modelo que lleva adelante Rodríguez Larreta representa lo opuesto a una ciudad solidaria y convivencial. Fragmenta con un sentido clasista, cristalizando claras desigualdades en la asignación de recursos para la educación, la cultura y el transporte, según la extracción social de cada barrio, y ya es inocultable la agresión al medio ambiente. En materia económica, aumenta todos los años el ABL, el subte, los peajes, la VTV, y otros impuestos como el gravamen a las tarjetas de crédito, por encima del índice inflacionario, estructurando un modelo tributario regresivo, tendiente a la expulsión de los que se caen de modelo.

El reciente asesinato del joven Lucas González, que conmovió a nuestra opinión publica democrática, vuelve a poner en evidencia el predominio de una ideología de violencia policial con la consecuente pérdida de la vida de 121 personas en cinco años. El jefe de Gobierno Rodríguez Larreta es el máximo responsable político por lo tanto debe dar la cara y asumir esa situación. Una vez más, resulta imperioso que haya justicia verdadera.

Nota publicada en Página/12 el 26/11/2021

Comentarios: Deje un comentario

Voluntad política para ir hacia adelante en el proyecto popular

Revista Hamartia | Entrevista

junioperroCuando abrió la puerta de su casa, un recuerdo me vino a la mente: el día que, 24 años antes, me encontré frente a su biblioteca con la boca abierta por el asombro que me generaba la colección de literatura, historia y política que pintaba las paredes. En ese entonces, nos reunimos en la casa con Mariano, su hijo mayor, para organizar el festival mundial de las juventudes y los estudiantes realizado en Cuba en 1997.

Junio, además de ser un militante de toda la vida, es historiador, director del Centro Cultural de la Cooperación, Secretario General del Partido Solidario, padre de Mariano y Carolina, abuelo de León y Xul. Un compañero que condensa la sensatez de sus palabras con la clara profundidad de su mirada. Galeano decía que estamos hechos de historias, y fueron ellas las que habitaron con una sonrisa el espacio de la entrevista.

—¿Qué lectura propones sobre el nuevo resultado electoral?

—Hay que registrar que en la segunda vuelta hubo un cambio, y que no se verificaron los pronósticos ni los planes de la derecha. Según las manifestaciones de muchos de sus principales dirigentes que tenían una perspectiva destituyente, planeaban pasar a la ofensiva sobre la base de una derrota contundente en el Frente de Todos para que el gobierno no se pueda sostener. Lo menciono porque tuvo un claro sentido antidemocrático y no fue una cosa socavada, sino explícita. Lo cierto es que la mejora sustancial en la Provincia de Buenos Aires y en algunas provincias más chicas cambió el escenario y generó, más que nada al interior del Frente de Todos, un clima que mantuvo y fortaleció la unidad. El propio evento de la noche del día de la elección tuvo un sentido positivo: yo estuve allí y había una situación interesante. Más que nada la ratificación de que se abre una nueva etapa con una perspectiva política y, fundamentalmente, con nuevos retos y desafíos.

No se puede dejar de registrar que en nuestra ciudad hubo un crecimiento de Milei -lo que yo suelo llamar un “aspirante a pasista”-, y que eso debe ser una preocupación importante, porque al fascismo hay que enfrentarlo y nunca subestimarlo. Además hay una voluntad de Juntos, según declaraciones de Macri y de Bullrich, de aliarse con esa extrema derecha.

—En el sentido de estos desafíos que nombrabas, ¿Cuáles serían las prioridades? ¿Dónde se deberían discutir las líneas políticas a desarrollar para los próximos dos años?

—Lo de las prioridades es importante. En política, en economía, en la vida, siempre hay que establecer prioridades. Sobre todo en esta situación social tan grave que nosotros tenemos como consecuencia del desastre del Macrismo y de la pandemia. El gobierno hizo un esfuerzo fenomenal durante la pandemia para aligerar esa situación (y creo que lo logró), pero ahora hay que enfrentar eso.

La prioridad en mi opinión es la deuda social, el 19,5% de pobres, los cuatro millones y medio de indigentes. Todo lo que se vaya articulando en materia de programas, planificación y medidas económicas tiene que dirigirse a enfrentar esa situación y mejorarla. Para eso, hace falta distribuir y crecer: no se trata de crecer y distribuir, sino de distribuir y crecer. Se trata de que los sueldos superen los precios y la inflación, que desde el Gobierno Nacional se siga potenciando la ayuda social a los sectores más necesitados (como lo fue el IFE, el aporte salarial), que el tema tarifario siga en un nivel muy bajo y que se siga trabajando sobre los precios. Para todo esto hay que estimular fuertemente la obra pública, que va a generar trabajo, ingresos para los trabajadores y más ingresos para las pymes. Creo que hay que seguir en el rumbo planteado pero con profundidad, más intensidad y más ritmo en el punto de vista de los tiempos.

—Si pensamos en la dificultad real de los precios ¿es posible construir un país más justo sin confrontar con los poderes fácticos?

— Si tengo que tomar una debilidad central, la tomaría en la ecuación precios y salarios. Creo que en el marco de un fenómeno multicausal aparece ahí un componente determinante para el descontento de una parte de la sociedad. La puja distributiva como un elemento constitutivo de la confrontación económica y política entre los sectores corporativos y los gobiernos democráticos y populares.

El gobierno promovió políticas para controlar y regular los precios, pero no obtuvo los resultados esperados. Los responsables de esos incrementos son las grandes corporaciones -de dos a seis empresas monopólicas- que en casi todas las ramas de la economía controlan el 70% u 80%. Por lo tanto, no hay duda de que se manejaron con abusos en función de dos cuestiones: por un lado, el “síndrome del escorpión» que, con o sin pandemia, está en su naturaleza y tiene como objetivo potenciar siempre su tasa de ganancia pase lo que pase. Por otro lado, no quieren permitir que el estado se introduzca en el control y la regulación de los precios que solo ellos quieren fijar, por eso se oponen a todo tipo de regulación, de control, a desnudar la cadena de valor…se oponen a todo eso doctrinariamente.

Los poderes fácticos empresariales siempre van a resistir, porque se juegan sus intereses económicos y su poder político. Lo que está en juego también es el poder popular frente a eso. Tiene que haber una combinación de fuerzas y voluntad política para ir adelante en el proyecto popular, un proyecto necesario y comprometido. Esa relación entre “no se puede hacer nada solo con voluntad política sin tener en cuenta la relación de fuerzas”, y “no se puede hacer nada sin una fuerte voluntad política apoyada en la energía popular», es el derrotero de un frente diverso que tenemos que abordar para avanzar en la distribución de la riqueza e incrementar el rol del Estado.

—El macrismo puso en agenda el FMI, ¿Qué opinión te merece el tema de la negociación de la deuda?

—Yo parto del compromiso de campaña que la ciudadanía votó en 2019, que consistía en que no se hagan concesiones que signifiquen ajustes. O sea que no vamos a aceptar condicionalidades del fondo, vamos a discutir la tasa de interés, vamos a discutir un plazo para que haya tiempo de que la actividad productiva, económica y social pueda recuperarse y sacar a la ciudadanía de esta situación heredada. Creo que la negociación está bien encausada porque estos preceptos fundamentales se estarían cumpliendo, lo cual sería un logro político muy importante, ya que no sé si hay antecedentes de que el fondo llegue a un acuerdo sin condicionalidades. Se lograría la extensión del plazo y no se pagarían las tasas punitorias que están establecidas en el contrato que firmó el macrismo por los 57 mil millones de dólares. Hay una cuestión democrática muy trascendente que es que lo va a tratar el parlamento producto de una Ley que este mismo gobierno empujó y promulgó, a diferencia de lo que hizo Macri que lo resolvió sin la intervención del parlamento. No hay posibilidades, como dice el Trotskismo, de no pagar, del default, eso no se compadece con lo que fue el plan de gobierno ni las condiciones actuales. Sería muy positivo si se logra refinanciar sin condicionalidades.

—Hay quienes dicen que nos estamos transformando en un izquierda conservadora equilibrando las diferencias internas y que la derecha está capitalizando las “nuevas rebeldías”, ¿Cómo lo ves?

—Primero, no creo en el concepto de “izquierda conservadora», porque la izquierda es transformadora o revolucionaria, es cambio, es lo contrario a las aguas estancadas. Eso es el conservadurismo, que nada cambie, que todo se conserve. Ahí hay un contrasentido en el planteo.

No es la primera vez que hay emergencia de núcleos fascistas de ultraderecha, ni en Argentina, ni en el mundo. Los inventores de los males, que es el proyecto político neoliberal, tienen la peculiaridad de echarle la culpa de lo que ellos mismos generan a la política y a los políticos. Sobre esa base de vaciamiento ideológico y cultural en la sociedad medran inventando estos proyectos proto fascistas que interpelan por este vaciamiento ideológico donde penetran las ideas desesperadas, y porque hay cierta desesperación económica que lleva a sectores humildes y medios a prender en esos discursos. Estos son, insisto, muy pero muy peligrosos. Por lo tanto, nosotros tenemos que atenderlos.

En cuanto a la palabra “rebeldía”… La rebeldía está en la naturaleza de los proyectos, no solo de izquierda, sino también en los nacionales y populares como es el Peronismo. Así que tenemos que ser nosotros los que encarnemos esa rebeldía, si está “mellado el filo de la daga” es un asunto del que habrá que hacerse cargo.

Estamos comprometidos con que el gobierno siga adelante y convoque al pueblo más de lo que lo hizo hasta ahora, cosa que fue muy difícil por la pandemia, porque en defensa de la vida nos atamos la mano para convocar al pueblo en la participación política en el club del barrio, en la universidad, en la escuela, porque era peligroso -y todavía en parte lo es-. Yo diría, pensando en el presente y en el futuro, que estamos saliendo de esta crisis, porque creo que el gobierno reencauza su accionar. Ahora bien, hacen falta dos cuestiones centrales: que se adopten medidas de beneficio a los sectores populares enfrentando a los sectores monopólicos, mediáticos y corporativos y, a su vez, que crezca fuertemente el protagonismo popular. Para eso hace falta que el gobierno convoque y que las fuerzas políticas, sociales y culturales asumamos la responsabilidad que nos cabe en poner a nuestra militancia y toda nuestra influencia a disposición.

—Hay alternativas al capitalismo, ¿cuál es la relación entre las posibles y las factibles? ¿Existe la posibilidad de pensar otra sociedad?

—Nosotros estamos en una fase histórica, en la que cada una de las tradiciones políticas sostiene sus ideales, su norte y su sueño. No es que los paradigmas sean inmutables, en todo caso sostienen la esencia, su norte, pero constantemente deben ser revisados. Yo creo que perfectamente hay posibilidad de transformación y cambios, la experiencia de América Latina demuestra que es posible avanzar en ese sentido, es imprescindible para poder ir a una sociedad más distributiva y más justa, no sólo en términos culturales, sino también en términos educativos, de distribución de la energía, de los derechos, de la defensa de la naturaleza, de salud, de desarrollo científico. Todo eso tiene que ver con avanzar en un sentido de progreso, si eso es reformista o revolucionario la vida dirá, pero creo que se trata de avanzar en esa búsqueda, de acumular fuerzas, y para garantizarla es imprescindible defender todo lo que se pueda la unidad más amplia, lo cual es dificilísimo. Sobre esa base creo que se puede avanzar, pero no podemos perder de vista lo internacional: si en Brasil triunfa Lula el año que viene, si aquí nos sostenemos con el proyecto, si en Chile y Colombia damos vuelta la situación, si se sostiene Cuba… o si todo eso no ocurre. Hay una relación en el desarrollo internacional, más que nada en nuestro continente, pero también en el mundo entero. Así que francamente mi respuesta no va solo sobre mi optimismo histórico, sino en que creo que en el marco de una disputa está la posibilidad de desplegar un proyecto progresista de transformación.

La ciudad como escenario

—Heller fue reelecto como diputado: ¿Cómo ves el escenario en la cámara de diputados? ¿Qué desafíos tiene?

—El papel de Heller fue muy trascendente y ahora va a serlo igual o más, porque la comisión de presupuesto y hacienda es la más importante, y jugó un papel en empujar proyectos de sentido redistributivos, solidarios, como el Impuesto Extraordinario de Solidaridad. Yo creo que marca un hito histórico, porque muestra la perspectiva política hacia dónde tiene que apuntar las políticas tributarias, que es hacia los sectores con grandes ganancias, que en la Argentina hay muchísimos. Desde ese punto de vista, creo que se debe hacer mucho en materia tributaria para enfrentar esta crisis social. En este sentido, la tarea de Heller es crucial junto con toda la cámara y los bloques independientes con los cuales seguramente haya que negociar. En esa dirección y con una gran voluntad política es que creo que hay que avanzar.

Nosotros estamos convencidos de que este es un país que, con un gobierno que vaya fuertemente sobre el rumbo planteado en los próximos dos años, con su modelo de redistribución democrática y popular, seguramente va a tener una gran mejoría en la vida de la sociedad y del pueblo. Desde ese punto de vista somos optimistas con respecto al 2023 que es lo que hace falta para poder tener un periodo más largo para reconstituir este país.

—¿Crees que CABA es un distrito de derecha o que en realidad no sabemos interpretar el ecosistema que constituye al electorado?

—Creo que la derecha instaló con el 50% su paradigma a una parte importante de la ciudad, en el que hay un núcleo duro y una parte que no es de derecha pero que lo vota. No todo es de derecha, pero vota a la derecha. De cualquier manera, como en toda gran urbe, en el marco de todos estos grandes cambios culturales, donde hay que interpretar los fenómenos juveniles de las nuevas generaciones, allí efectivamente creo que tenemos un reto para diagnosticar e interpretar mejor cómo poder llegar con nuestras ideas de progreso para la ciudad. Una cuestión -a mi juicio- importante, tiene que ver con todo lo relacionado a lo ecológico, porque eso le importa a los sectores populares y los sectores medios de los distintos estratos. Está claro que el gobierno de Larreta privilegia la cementación, que significa menos aire, menos luz, menos sol y menos verde. Estos 16 proyectos que Horacio Rodríguez Larreta envió a la Legislatura, implican que unos 15 barrios porteños estén llenos de grandes edificios.

La ciudad tiene un 23% de pobres y un 7% de clase media baja que cae, aunque sigue teniendo la aspiración de ser clase media. Eso indicaría que hay un 30% en el que nosotros tenemos que crecer aún más como fuerza popular. Además, tenemos cuestiones relacionadas con la vivienda que significa otro reto para crear propuestas…pero creo que nosotros podemos avanzar social y electoralmente en la ciudad.

—¿Cuáles son los desafíos “culturales” que estas tendencias plantean al campo progresista?

—Debemos tener una visión más democrática de la Ciudad, de un lugar más convivencial, menos elitista, que no expulse a lo popular. Tenemos comunas de 200, 250 mil habitantes que no tienen representación en CABA como sí lo tienen en el Gran Buenos Aires. Para democratizar la sociedad, es imprescindible que haya más participación social, y eso tiene que pasar por los municipios: acercar el pueblo a la gestión y la gestión al pueblo. Ahí creo que hay que ir a una reforma política. En la cultura hay que pensar mucho más hacia las comunas. Todo tiene que tener una visión más democrática y popular, y no del gran espectáculo que es lo que viene haciendo la derecha en la Ciudad.

—El centro cultural está por cumplir 20 años, ¿Cuáles son los nuevos desafíos? ¿Tienen asignaturas pendientes?

—No sé si asignatura, pero siempre hay un reto pendiente. El paradigma fundacional de “Floreal Gorini” tenía dos ejes: Por un lado, ser un polo de la cultura de izquierda y progresista en esta Ciudad, algo que creo que estamos logrando. Se está transformando en un polo de la cultura en un sentido muy multifacético, porque el centro cultural tiene muchísimas disciplinas: danza, teatro, cine, economía, política, sociología, educación, género. En todos los planos es un polo. Y la otra cuestión es lo que él llamaba “la creación de una camada de intelectuales progresistas y de izquierda”, que puedan hacer aportes para disputar la batalla cultural. Y nosotros ya tenemos una camada de jóvenes que comenzaron por allí en la fundación del centro cultural y otros que se fueron incorporando y que hoy son voces culturales e intelectuales que habitan los medios de comunicación y la gestión pública. En ese sentido podemos decir que “lo hicimos”. El reto hacia el futuro es seguir elevando la vara de esta huella fundacional. Tenemos que jugar un papel más fuerte aún en la disputa cultural ideológica, influir más porque tenemos las reservas en materia humana para hacerlo.

Hemos acumulado la capacidad de desplegar acciones simbólicas mucho más grandes. Somos conscientes de que, cumplidos 20 años, tenemos el desafío de desplegar toda nuestra creatividad para ir articulando iniciativas que nos permitan jugar un papel más importante en la nacionalización del Centro Cultural, que es una de las asignaturas pendientes.

Picada

-¿Un libro? Por ejemplo, el mío es “La consagración de la primavera” de Carpentier.

– Ese podría ser, porque a mi me genero un impacto enorme y lo recomendado a todo el mundo, lo volví a leer. Es un libro maravilloso de un escritor extraordinario que no es, paradójicamente, el más amado de Cuba, porque es un poco barroco, un poco complejo. Uno podría ser “Rayuela”, después Hemingway para mí fue extraordinario, para mi fue un escritor literario absolutamente extraordinario. Otro libro que mi influyo muchísimo es “Humillados y ofendidos” de Dostoievski.

-¿Escuchas música?

-Más que nada tango.

-¿Cd, vinilo, o Spotify?

-Escucho mucha radio, vinilo no… eso no llegue. Mas que nada radio.

-¿Te gusta el asado?

-Es uno de mis grandes preferidos, un asado y un vino bueno

-¿Tira de asado o vacío?

-Tira.

-¿Te gusta el cine?

-Me encanta y cada vez me gusta más el teatro, pero mi preferido siempre fue el cine.

-¿La televisión la miras? ¿Serie o película?

-Si, más que nada lo político. Película, si tengo que elegir una “Los compañeros” o “La dolce vita”, el cine italiano, el realismo italiano. Lo máximo para mi es Sophia Loren.

Fotografía y texto: Gastón Vera

Entrevista publicada en la Revista Hamartia 24/11/2021

Comentarios: Deje un comentario

Proyectos antagónicos

Página/12 | Opinión

paginajc

En seis días se realizarán las elecciones generales legislativas en el país y en nuestra Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí se dilucidará si la distancia entre la opción conservadora y la opción democrática, nacional y popular que arrojó las PASO se reducirá, repetirá o revertirá. En este escenario, debemos asumir en plenitud que el crecimiento electoral de la derecha representa una amenaza real para el proyecto popular y el sistema democrático.

El 14 de noviembre las opciones que se presentan a la ciudadanía se expresan en dos proyectos políticos opuestos de país para el presente y para el futuro. En este sentido, es muy trascendente la definición sobre la integración política del Congreso nacional, las legislaturas y municipios en términos de relación de fuerzas con vistas a los próximos dos años. Pero, además, el proyecto de las derechas se propone, ya sin eufemismos, radicalizar el plan aplicado durante el gobierno de su líder Mauricio Macri, solo que ahora pretenden aliarse con los sectores más extremos, como el del aprendiz de fascista Javier Milei quien en los últimos días se mostró afín al ex presidente, al que excluyó benévolamente de “la casta política”. En tanto, en la Ciudad de Buenos Aires la derecha no sólo oferta dirigentes “porteños” que van y vienen de un lado al otro de la General Paz, sino que es donde se incuba nuevamente un proyecto presidencial que encararía el jefe de Gobierno porteño.

En esta línea resulta imprescindible mencionar el inmediato alineamiento de Larreta con el futuro embajador de Estados Unidos Marc Stanley, quien exigió perentoriamente que la Argentina realice un viraje en su política exterior hacia los objetivos estratégicos de la gran potencia. El hombre, no trepida en ordenarnos “que en el hemisferio honren nuestros ideales”. Ante lo cual el jefe de Gobierno porteño que se presenta como un centrista moderado, a la hora de la verdad se allana mansamente a este patético personaje virreinal, desnudando una vez más que su postura de centro no es otra cosa que genuflexión frente a los poderosos.

Dos modelos en pugna
En nuestra Ciudad de Buenos Aires, el proyecto neoliberal conservador que ejerce el gobierno desde hace casi 14 años continúa con el constante recorte en educación, salud y cultura, y la ausencia de políticas concretas de fomento al trabajo y la producción. Sostiene con pertinacia su política de venta de tierra pública para los negocios inmobiliarios exclusivos, lo cual implica un abierto desprecio por las identidades barriales, con la ya indisimulada consecuencia de la reducción de espacios verdes. En la misma línea privatista renueva la concesión del subte al mismo grupo empresario quien va rumbo a los 40 años ininterrumpidos de servicio, a pesar de sus deficiencias, las protestas de los usuarios y los multimillonarios e inexplicables montos de subsidios que le aportamos los ciudadanos. Pese a que el gobierno del PRO maneja el presupuesto más alto del país es una de las jurisdicciones que menos recursos destina a la educación, lo cual desnuda una concepción ideológica anacrónica y una clara insensibilidad social si consideramos a la educación como un derecho fundamental de la vida en sociedad. En este tema se pronunció recientemente la justicia que ante la ya crónica imposibilidad de cubrir 20 mil vacantes todos los años, no solo exige que garantice el acceso a la educación pública, le indica que eleve su presupuesto y además solicita pruebas sobre las fantasmales 54 escuelas super publicitadas que nadie conoce.

Por su parte, el Frente de Todos aspira a superarse con respecto al resultado de las PASO, y asumir en plenitud sus ideas y propuestas interrumpidas por la crisis sanitaria global que colocó como prioridad la salud y la vida. Sin embargo, el problema político más importante es la deuda social con una gran parte de nuestro pueblo. Es vital y urgente ir reduciendo la pobreza de 20 millones de argentinos y argentinas, incluyendo a quienes no pueden comer todos los días, a los que ahora denominan “indigentes”. Apoyar a las Pymes mutiladas por las crisis recesivas del modelo macrista, las tasas de crédito confiscatorias y la caída del mercado interno. La inflación, que venía con el impulso del 2018 y 2019 del 45% y 54% respectivamente, debe ser controlada con una fuerte acción de Estado. En este sentido, el despliegue del gobierno en los últimos tiempos encarnado por el secretario Roberto Feletti marca el rumbo. El abordaje de este tema será determinante en los próximos dos años ya que las corporaciones no ceden en su codicia por sostener e incrementar sus tasas de ganancias. Para los monopolios lo esencial es la defensa de su poder excluyente de formadores de precios. No admiten que el Estado regule y defienda a los consumidores que son los ciudadanos y ciudadanas del país. Los grupos empresarios se abrogan esa decisión como un espacio propio, estableciendo que la tasa de ganancia es un valor inmutable y sagrado.

Resulta imperioso para quienes aspiramos a vivir en una ciudad con mejores niveles de vida para todos y todas, mejorar el medio ambiente como parte de una casa común, democratizando el acceso y la calidad de la educación y la cultura. Necesitamos cambiar el sentido político de derecha de la ciudad y ser partícipes de un gran espacio colectivo sustentando en la idea de solidaridad. Quienes venimos de un movimiento democrático y transformador como el cooperativismo, y aportamos al Frente de Todos tenemos la convicción de que Juntos por el Cambio es la expresión de una ideología que quebranta derechos culturales, sociales, políticos y ecológicos para el pueblo argentino. En suma, tanto en el país como en nuestra ciudad resulta imprescindible oponerse al avance de un proyecto insolidario cada vez más distanciado de un humanismo progresista y de un verdadero ideario democrático. Tanto el crucial domingo 14 como los dos años por venir será determinantes para el futuro de la patria. Una vez más confiamos en las reservas democráticas y en el activo protagonismo de nuestro pueblo.

Nota publicada en Página/12 el 09/11/2021

Comentarios: Deje un comentario

Junio: “El peligro de la vuelta del macrismo no es un fantasma que esgrimimos falsamente”

psolchachok1El miércoles 3 de noviembre, Juan Carlos Junio -secretario general del Partido Solidario- participó de un encuentro virtual con un núcleo de referentes y militantes del PSol del Chaco y del norte de Santa Fe. Ernesto Núñez de la Cruz, referente del PSol Chaco, fue el encargado de ofrecer unas palabras de bienvenida y agradecer a los y las presentes por su participación.

Al iniciar su intervención, Junio ofreció un panorama sobre la coyuntura política electoral. “Estamos frente a tiempos decisivos. Hay dos grandes proyectos en pugna. Estamos ante una confrontación entre la gran mayoría de los sectores del progreso para distribuir la riqueza y defender la soberanía y entre una derecha que está expresada esencialmente por el macrismo y otras fuerzas de ultraderecha”; destacó. Sin embargo, señaló que “hay una clave de carácter internacional: no debemos olvidar que el año que viene hay elecciones en Brasil y existe la posibilidad de que vuelva un proyecto progresista. Eso es determinante para definir las conductas políticas de los grupos de poder y los populares”.

En cuando a las elecciones legislativas nacionales del 14 de noviembre, el referente afirmó: “tenemos que interpelar a los ciudadanos y las ciudadanas: aquí hay un peligro real y es el de la vuelta de la derecha. El peligro del regreso del macrismo no es un fantasma que esgrimimos falsamente. Además de que tendríamos una situación parlamentaria más compleja que nos imposibilite la sanción de leyes de carácter progresista”, advirtió.

Por último, reconoció que la derecha “tiene el poder de los medios de comunicación. No obstante, hemos ganado anteriormente a pesar de ese poder y el mejor antídoto es avanzar con políticas populares y a su vez que haya una fuerte movilización de la militancia que acompañe esas medidas”.

Tras la participación de Junio se desarrolló un intercambio de preguntas y respuestas entre los y las participantes moderado por Lilian Rojas, dirigente del PSol Chaco.

En el encuentro también estuvo presente Leonela Cena, candidata a presidenta comunal de Margarita (Santa Fe), por el Frente de Todos. La joven referenta del PSol es además la primera mujer en la historia de esa localidad del norte de la provincia que se postula para el máximo cargo ejecutivo.

Comentarios: Deje un comentario

Extrañas palomas de la derecha porteña

Página/12 | Opinión

jcpagLos medios de comunicación hegemónicos y sus principales editorialistas, tanto gráficos como televisivos y radiales, fabricaron un nuevo y creativo simbolismo para tipificar a los principales referentes políticos del macrismo: algunos serían halcones y otros y otras palomas. Estas expresiones literarias se sustentan en definiciones “científicas” provenientes de las nuevas fuentes de conocimientos e interpretación de las necesidades, deseos y ánimo de las masas: los focus group. De allí surge que lo conveniente es reforzar el perfil de líderes “moderados y dialoguistas” y presentarse como políticos de “centro”.

Veamos entonces las conductas políticas de Horacio Rodríguez Larreta a fin de apreciar si se compadecen con la condición de “palomo”, que le asignan los poderes mediáticos.

En los últimos días pudimos observar la imposibilidad del jefe de Gobierno para sostener su pretendido dialogismo. Si bien ante los grandes empresarios en el coloquio de IDEA el jefe de Gobierno porteño se mostró hiper dialoguista y decidido a terminar con la grieta y buscar consensos sólo pasaron unos pocos días para que se presente ante los medios, con el rostro adusto y cercano a la crispación, cerrando toda posibilidad de acuerdo y diálogo democrático poselectoral, entre las dos fuerzas políticas más importantes. El hombre pasó sin solución de continuidad de la “moderación antigrieta” a la inflexibilidad en la que se ubica su fuerza política de claro derechismo, inclusive cada vez más extremo.

Sin embargo, uno de los rasgos de la derecha porteña autoproclamada integrante del sector de las “palomas”, es su política de enajenación de tierra pública a favor de los grandes capitalistas del negocio de la construcción. Esta línea continuadora y consecuente con la elaborada por Mauricio Macri, ya ha “logrado” privatizar 500 hectáreas del suelo de nuestra Ciudad de Buenos Aires, lo cual fue generando que nuestros barrios vayan siendo virtualmente ocupados por centenares de edificios, por infinitas toneladas de cemento, quitándonos espacios verdes, de luz, sol y aire.

Lo más trascendente de los últimos tiempos en esta materia es el intento de construcción de las torres de Costa Salguero y ahora de las nuevas torres de lujo que pretende llevar a cabo la más grande constructora del país: IRSA, en la Costanera Sur con el acuerdo e impulso para su negocio del jefe de Gobierno porteño. Lo notable e inesperado para los palomos es la vigorosa reacción de la ciudadanía a este fenomenal negocio, que generaría un daño irreparable a la calidad de vida del pueblo porteño. Desde el masivo pronunciamiento en las audiencias públicas, hasta la movilización directa de la barriada, como es el caso de las vecinas y vecinos de Villa Ortúzar quienes defienden su identidad histórica, su patrimonio cultural, la fisonomía de casas bajas; todo lo cual implica preservar la vida en común en un ámbito colectivo, social y cultural, como son nuestros barrios.

Y lo más reciente: a sólo tres días de las PASO, en una clara afirmación de que cuando se trata del negocio inmobiliario, “ni el músculo duerme, ni la ambición descansa”, el macri-larretismo “moderado” aprobó en primera lectura en la legislatura una parte del proyecto para la construcción de nuevas torres en ocho barrios porteños. Una vez más los convenios aprobados son excepciones a las normas de edificación, con el único fin de que los privados potencien su negocio de cementización en la Ciudad.

También dijo presente la “paloma reina”, María Eugenia Vidal. Luego de su expulsión de la Provincia de Buenos Aires por el voto popular en 2019, se presenta en nuestra ciudad “explicando” que la deuda externa con el FMI de 45000 millones de dólares tomada por su gobierno, se debe resolver contrayendo más deuda. Y siguiendo con sus posturas “moderadas y dialoguistas”, acusa al Gobierno Nacional de que “te quieren pobre, burro y sometido”; un ejemplo flagrante de agresividad y desprecio. Además, sorprendentemente, pone el acento en la educación, cuando, entre las gestiones de Macri y Larreta el presupuesto en nuestra ciudad fue muchas veces subejecutado por falta de vocación y cayó en 10 puntos, colocándose entre los más bajos del país. Al mismo tiempo que se redujo el salario docente en un 29,9% en términos reales.

En la misma línea colombófila juramentó no subir los impuestos luego de que su jefe, Larreta, dispuso un tarifazo en plena pandemia: subió las tarifas de subtes, taxis, multas, parquímetros, Verificación Técnica Vehicular, peajes, creó un nuevo impuesto a los consumos con tarjetas de crédito. No faltó nada. Quizás lo que quiere decir es que jamás creará impuestos a la minoría de “super millonarios” de nuestra ciudad.

En suma, no hay ni “palomas” ni halcones”. Los matices siempre existen en la sociedad y en la política, en este caso lo determinante es la ideología única y común, y los intereses económicos y culturales que representan. Siempre hubo y habrá diferencias entre las fracciones del poder, de allí surgen sus matices los cuales deben ser registrados, pero en este caso, son más desacuerdos insustanciales. En su esencia representan y defienden lo mismo: una ideología de derecha, con tendencias a posiciones extremas de ultraderecha, y que en nuestro país expresa el antiperonismo cerril, ahora redescubrieron el anticomunismo, clasismos racistas, xenofobias, rechazo a la diversidad sexual, a los pobres y a los extranjeros. No tardarán en sumar odios religiosos.

Todas y todos son la expresión de una derecha ideológicamente primitiva, que los medios concentrados decodifican para venderlo a la sociedad.

Lo nuestro es la defensa de una auténtica democracia, llena de participación en los distintos estamentos de la sociedad, en las instituciones populares, estudiantiles, científicas, sindicales, políticas, etcétera. Y en las calles y plazas del país. O sea, una democracia llena de pueblo, que ponga su norte en avanzar hacia la igualdad y sostenga la idea de la solidaridad. Sólo así podremos enarbolar la idea de Libertad.

Nota publicada en Página/12 el 02/11/2021

Comentarios: Deje un comentario

Iván Cepeda Castro: “Las movilizaciones en Colombia son la maduración de una conciencia política”

cepeda En un encuentro virtual con Juan Carlos Junio, Atilio Boron y Diana López Cardona; el senador por el Polo Democrático Alternativo de Colombia se refirió a las masivas manifestaciones en el país y al reto político para generar un puente con los sectores populares que reaccionan ante el hastío al modelo neoliberal y a la extrema derecha.

“Difiero con la idea de que las movilizaciones en Colombia sean un estallido social, yo diría que estamos ante el resultado de una acumulación histórica de muchas resistencias del pueblo colombiano”, afirmó Iván Cepeda, senador por el Polo Democrático Alternativo de Colombia en un conversatorio organizado por el Centro Cultural de la Cooperación (CCC) Floreal Gorini del que participaron Juan Carlos Junio, director del CCC y secretario general del Partido Solidario , el politólogo Atilio Boron y la investigadora Diana López Cardona. “Soy reticente a llamar a estas movilizaciones protesta social”, continúo el referente. “Estamos ante otro plano, ante la maduración de una conciencia política que va teniendo expresiones culturales, políticas y sociales. Estamos más bien en una ola de emancipación”, señaló Cepeda. Y en esta línea, mencionó los acontecimientos similares en Chile y España, donde la movilización desembocó en alternativas políticas concretas.

Durante el encuentro virtual realizado en el marco del ciclo Nuestra América en disputa, Cepeda destacó que una de las características de este escenario político es la aparición de nuevos emergentes en las protestas, como la juventud de las barriadas populares. “Los sectores que se han llamado de primera línea y han dado la resistencia más importante en la calle. A través de barricadas, pero también de expresiones de solidaridad. Además de un feminismo popular y sectores que reaccionan no sólo ante el hastío del modelo neoliberal, sino del uribismo, la extrema derecha corrupta”, agregó.

“Hay una revolución cultural y política”, sentenció Cepeda y en este contexto, el mayor reto como dirigente político es poder generar un puente entre la emergencia de sectores populares y la representatividad. “Hay que lograr un trabajo para que no se despolitice a los jóvenes que están hoy en la movilización, para que ese discurso crítico hacia las instituciones se vaya convirtiendo en un discurso despolitizado, funcional a la extrema derecha”, comenta.

En relación a las alianzas en vistas a las próximas elecciones, destacó “el desafío consiste en poder lograr un programa, mayorías parlamentarias para poder sacar adelante la idea de un gobierno que haga parte de un bloque histórico. Pero no solamente se trata de las coincidencias y las fuerzas políticas, sino de la relación de las fuerzas políticas con el movimiento social y las ciudadanías”.

Comentarios: Deje un comentario

Junio participó junto al Dr. Juan Carlos Cruz de una charla virtual sobre la coyuntura política y económica en el marco de la pandemia

mdza3 El secretario general del Partido Solidario, Juan Carlos Junio, y el responsable del área de Salud del PSol Mendoza, el Dr. Juan Carlos Cruz, participaron el jueves 10 de junio de un conversatorio sobre economía y política en el marco de la pandemia. Al comenzar la charla, Cruz realizó un recorrido por las acciones llevadas a cabo por el gobierno nacional en los diferentes estadios de la pandemia. Recordó el ingreso del virus al país el 3 de marzo de 2020 en los primeros meses de una gestión que asumió tras un gobierno neoliberal como el de Mauricio Macri, que transformó al Ministerio de Salud en una Secretaría. “Y ahí, como le escuché decir a Carlos Heller, nos enfrentamos a dos pandemias: la que nos había dejado Macri y la del Covid-19”, graficó. Cruz destacó el robustecimiento del sistema sanitario durante la primera cuarentena estricta y la ayuda económica implementada por el gobierno mediante diferentes planes hasta llegar al actual escenario con una gran cantidad de dosis de vacunas, el convenio para el procesamiento y envasado a nivel local, y los grandes avances en la campaña de vacunación, a pesar de que sectores de derecha intenten opacar los logros de la gestión de Alberto Fernández y confundir a la población. “La oposición y los medios hegemónicos están siempre diciendo que los gobiernos populares nunca dan las respuestas como las podrían haber dado desde el neoliberalismo. La realidad es que estamos entre los ocho países que son fabricantes de más de una vacuna contra el Covid”, analizó Cruz.

“La derecha de nuestro país con tal de tratar de desestabilizar al gobierno nacional no repara en poner en peligro la vida de la ciudadanía”, reflexionó Junio durante su intervención. “No estamos hablando de una cuestión discursiva. La acción de la derecha contra las vacunas y contra los cuidados, lo que ellos dicen que «coarta la libertad», es, como bien dice Alberto (Fernández) jugar con fuego”.

“La llegada de vacunas empieza a ser irrefutable y, si bien seguramente la derecha seguirá con su campaña ideológica de mentiras intentando socavar, hay un punto en el que la realidad se hace insoslayable”, agregó el referente.

Con relación al panorama electoral de los próximos meses, el dirigente destacó que la unidad es imprescindible “para cambiar la relación de fuerzas, en buena medida en el propio Parlamento”, destacó.

“En esta fase electoral tenemos que colocarnos con mucha iniciativa y mantener un fuerte contacto con la sociedad. Tenemos un mérito muy grande en materia sanitaria, incluyendo la campaña de vacunación. La sociedad va a valorar el esfuerzo y los logros de nuestro gobierno”.

Durante la charla, el secretario general del Partido Solidario se refirió además al panorama político en América Latina tras el triunfo de Pedro Castillo en Perú. “Está habiendo un quiebre del proyecto político neoliberal, cuyo primer punto de inflexión fue el triunfo de gobiernos populares en Argentina y México”, reflexionó. Y en este contexto destacó la rebelión de movimientos populares en Chile y Colombia.

El conversatorio contó con la moderación de Juan Gallardo, responsable de Juventud del PSol Mendoza, quien luego de una ronda de preguntas y respuestas hizo un homenaje al compañero fallecido Aníbal López.

Comentarios: Deje un comentario

Verónika Mendoza: “Estamos definiendo los destinos del país para las próximas décadas”

En un diálogo con Juan Carlos Junio, Atilio Boron y Silvina Romano, la dirigente del partido de izquierda Juntos por el Perú analizó la coyuntura a días de las elecciones.

peruok “En este proceso electoral se está jugando muchísimo más que la definición de quién nos gobernará en los próximos cinco años. Estamos definiendo los destinos del país para las próximas décadas”, afirmó Verónika Mendoza, dirigente de Juntos por el Perú, en un conversatorio con Juan Carlos Junio -director del Centro Cultural de la Cooperación (CCC) Floreal Gorini y secretario general del Partido Solidario-, el politólogo Atilio Boron y Silvina Romano (doctora en Ciencias Sociales, CONICET y CELAG/ CCC).
Durante la charla, realizada el jueves 3 de junio en el marco del ciclo Nuestra América en disputa del CCC, Mendoza destacó que este domingo en Perú se dirime “si dejamos atrás un ciclo tan doloroso de corrupción, precariedad de las instituciones y remate de nuestras riquezas y abrimos camino a las transformaciones que el pueblo peruano anhela y que debería implicar un proceso constituyente”.
Mendoza definió un escenario electoral marcado por dos modelos. Uno es el propuesto por el candidato Pedro Castillo, dirigente de origen campesino que encarna a un sector que ha sido invisibilizado y el otro, el que representa Keiko Fujimori conformado por sectores de derecha que buscan “mantener un modelo político y económico que ha permitido privilegios para una elite a costa del abandono y la precarización de las mayorías”. “Estamos ante una candidata que no solo no se deslinda de la dictadura de Alberto Fujimori, sino que la reivindica convocando a ser parte de su equipo a quienes han participado en ese período oscuro de nuestra historia”. “No se trata solamente de lo que hizo su padre. Está procesada por lavado de activos y obstrucción de la justicia. El Ministerio Público ha pedido 30 años de cárcel”, agregó.
La referente analizó también el escenario social en el que se llevan a cabo estas elecciones. “La crisis que vivimos en los últimos años ha sido un terreno fértil para que crezcan discursos de odio, miedo y venganza. Es tarea de las fuerzas democráticas que aspiramos a un cambio en paz y justicia, canalizar las legítimas preocupaciones de un pueblo en estado de abandono. Eso también está jugando en este proceso electoral. No queremos darle lugar a esa exacerbación del odio para que luego se justifiquen, como lo hemos venido escuchando, con insinuaciones de golpe de Estado o desconocimiento de los resultados”. Mendoza destacó que estos discursos además poseen una fuerte carga de racismo. “Este año, Perú está celebrando el bicentenario de su independencia y nos toca liberarnos de estos últimos rezagos del colonialismo. Empezar a construir una patria en la que todas las voces sean escuchadas, fundamentalmente aquellas que no lo fueron durante estos 200 años de supuesta República, es decir, las voces campesinas e indígenas”, agregó.
“Perú ha sido uno de los países más duramente golpeados por la pandemia por la precarización del Estado y la mercantilización de la salud y la educación”, sentenció. “Uno de los desafíos será articular los sectores que, a pesar de la pandemia, se han volcado en las calles a demostrar su descontento”, concluyó.
La charla con Verónika Mendoza puede verse completa en: https://youtu.be/lkuH9cux2KU?t=2

Comentarios: Deje un comentario

Conversatorios del CCC - Floreal Gorini / Daniel Jadue: “el pueblo chileno que fue arrancado de la vida política en 1973 resurgió de manera intempestiva”

En una charla con Juan Carlos Junio y Atilio Boron, Daniel Jadue, precandidato presidencial chileno se refirió al rediseño del mapa político en Chile tras las elecciones constituyentes.

junioboronjadue“El pueblo chileno que fue arrancado de la vida política en 1973 y desprovisto de todo sentido de clase resurgió y está de vuelta de manera intempestiva”, destacó Daniel Jadue, precandidato presidencial chileno por el PC de Chile, en un conversatorio con Juan Carlos Junio -director del Centro Cultural de la Cooperación (CCC) Floreal Gorini y secretario general del Partido Solidario- y el politólogo Atilio Boron.

Durante el encuentro virtual, organizado por el CCC Floreal Gorini, Jadue se refirió al proceso de transformación política que se cristalizó en las últimas elecciones constituyentes en Chile. En este escenario, el dirigente destacó el gran protagonismo del feminismo y la juventud. “La unión del movimiento de la juventud con la fuerza de la lucha feminista construye una sinergia que los convierte en protagonistas absolutos. Una lucha que tenemos que asumir como propia para cambiar el modelo porque sabemos que neoliberalismo y patriarcado son dos caras de la misma moneda”, afirmó.

“En este contexto hay otra buena noticia y es que partidos antineoliberales (algunos tradicionales y otros más contemporáneos) han logrado una unidad de propósito y programática que le ha permitido obtener victorias contundentes contra los partidos del modelo y los del orden”, agregó.

Además, Jadue fue elegido por tercera vez alcalde en la Comuna de Recoleta. El dirigente llevó a cabo allí una gestión centrada en lo social con un modelo de precios justos implementado en odontología, ópticas, farmacias y librerías, entre otros rubros. Algunas medidas se han trasladado a más de 150 gobiernos locales, incluso gestionados por partidos de derecha. También se democratizó el acceso a los recursos y se creó una universidad popular abierta con más de 120 mil alumnos al año. “Esto generó un cambio y una transformación cultural notable. Transformamos la realidad desde la base del modo de producción y no desde la superestructura política que creemos es uno de los grandes errores de muchos de los procesos latinoamericanos de izquierda”, reflexionó.

Por último, Jadue instó a la necesidad de discutir la nueva constitución de Chile de forma transparente y de cara a la ciudadanía, “de lo contrario va a ser un fracaso”, sentenció.

La charla completa se encuentra disponible en https://youtu.be/YNkXDCcQapw?t=1

Comentarios: Deje un comentario

#PlantamosMemoria: Junio estuvo presente en la actividad de Colegiales por los 45 años del golpe genocida

Participó de la convocatoria para plantar árboles en homenaje a las compañeras y compañeros detenidos desaparecidos.

c1 El miércoles 24 de marzo, Juan Carlos Junio -secretario general del PSol- estuvo en el barrio de Colegiales participando de la convocatoria #PlantamosMemoria organizada por los organismos de Derechos Humanos para sembrar 30 mil árboles por las 30 mil compañeras y compañeros detenidos desaparecidos.

Durante la actividad, el dirigente del PSol afirmó: “hemos consolidado la Memoria en nuestro país gracias a Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, quienes defendieron en soledad esta gran causa que se hizo universal”. Y agregó: “si hay algo por lo que tenemos que seguir luchando es por la justicia para poder condenar a todos los genocidas”. Junio finalizó su intervención recordando a Alicia Alfonsín y Damián Cabandié, compañera y compañero de su club de barrio que se encuentran desaparecidos.

El encuentro contó además con la presencia de Carlos Funes y Claudio Boada, entre otros compañeros y compañeras del Partido Solidario en la comuna.

Comentarios: Deje un comentario