Estado vs el Foro de Convergencia Empresarial

Tiempo Argentino | Opinión

tiempo2El gran Estado Inca con su notable cultura y desarrollo social y productivo abarcó desde el sur de Colombia hasta el norte de nuestro país, garantizando siempre alimentos a su población sin mercado e inclusive desconociendo el dinero. Esta sociedad, que algunos definieron como “Civilización del maíz”, dispuso no sólo formas de trabajo colectivo, sino un almacenamiento y distribución de los alimentos bajo la orientación y responsabilidad del Estado incaico. Algunos investigadores europeos creyeron ver allí un comunismo primitivo desde su prisma cultural del viejo mundo. Hoy, son otros quienes, con una mirada primitiva y prejuiciosa, repiten el error al referirse a la coalición de gobierno presidida por Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner como “comunista”, en base a la política agropecuaria, más precisamente a las discusiones en torno a la comercialización del maíz.

No hace falta recordar que el año 2020 fue particularmente ruinoso y comprometió la vida de millones de seres humanos, con confinamientos masivos en todo el mundo y un freno abrupto de la producción y comercialización en todas las economías del planeta. En esa situación impredecible, resurgieron, de forma vigorosa, los Estados Nacionales. La reaparición en la escena del Estado atravesó países de diversa ideología, de forma inapelable. Hoy en día, hasta los países que se resistían a las restricciones o “intromisiones” estatales han debido tomar las riendas de sus sociedades y economías. En realidad, los Estados nunca se retiraron; son quienes defendieron la vida, los sistemas de salud y de protección social a los sectores más vulnerables.

La pandemia ya no dejó espacio para negar la intervención estatal. Las sociedades la reclamaban, principalmente, los empresarios que fueron los destinatarios de paquetes de ayuda económica de todo tipo, desde subsidios directos, moratorias de deudas bancarias, de alquileres, impositivas y de aportes patronales, financiamiento barato, cobertura de garantías, pagos de salarios para sus trabajadores. Por otro lado, favoreció el sostenimiento de la demanda de los consumidores a través de subsidios como el IFE que benefició a 9 millones de ciudadanos y ciudadanas y que, en última instancia, indirectamente subsidió a las empresas proveedoras de los bienes que ahora pueden comprar las familias.

Las políticas de contención de todo este esquema socioeconómico en un marco de pandemia mundial inédito incluyeron otras herramientas como un tipo de cambio controlado y regulaciones de precios y sectores específicos, para ayudar no solo a los consumidores sino también a los empresarios que necesitaban provisión a bajo costo. Así, el congelamiento de las tarifas de los servicios públicos fue fundamental para las familias, pero también para las empresas.

Sin embargo, a raíz de las discusiones sobre el maíz, hay empresarios que se oponen a la intervención estatal por considerarla abusiva y fuera de tiempo. El arquetipo de esta conducta política es el Foro de Convergencia Empresarial, quien se pronunció enfáticamente no solo en contra de la intervención del Estado por la provisión y el precio del maíz, sino también por la regulación de la tarifa de las prepagas, en contra del congelamiento del servicio de tarifas públicas como electricidad, gas y agua y - lo más simbólico- en contra del decreto que declaró servicios públicos a la telefonía celular, el cable e Internet. ¿Dirán también que Francia o los Estados Unidos de Trump son gobiernos comunistas? Obviamente, el calificativo no fue dicho con la intención de ofrecer una descripción precisa desde la ciencia política, sino como una proscripción desde la política anticientífica, pues es el mismo sector que reniega de la vacuna Sputnik V por provenir de Rusia.

En estos días, en nuestro país se está discutiendo la comercialización de los alimentos. Según el Indec, el índice de inflación de diciembre pasado dio 4%, mientras que el rubro alimentos y bebidas subió 4,5 por ciento. El último mes del año ratificó el comportamiento del 2020, cuando el índice general fue 36,1% pero los alimentos crecieron 42,1 por ciento. En particular, el precio de la carne tuvo un incremento muy importante en diciembre, 15% promedio nacional. Un corte popular como el asado subió 28,5% en el mes. Una vez más se desnuda la necesidad de intervención del Estado frente a los formadores de precios que no son otros que las grandes corporaciones monopólicas cuyo fin último es la potenciación de su tasa de ganancia. Este es un rasgo que les resulta imposible de evitar ya que sufren congénitamente del mal del escorpión de la famosa fábula del sapo.

Cuando en el mundo se está dando un aumento de los commodities, el gobierno se propuso asegurar la provisión de maíz a buen precio para las industrias cárnicas que utilizan dicho grano como insumo para su producción (desde pollo hasta ganado vacuno), producción de leche, feedlot y huevos, con el fin de que los consumidores locales puedan comprar los productos al precio más bajo posible. Por eso había anunciado un límite cuantitativo a la exportación -de 30 mil toneladas diarias-, como forma de asegurar el abastecimiento de cereal a un costo desacoplado del internacional. Como sabemos, la medida generó una reacción en las patronales agrarias más conservadoras, en una suerte de Mesa de Enlace trunca, o mesa con tres patas, porque las cooperativas de Coninagro se retiraron. Así fue que mientras la Sociedad Rural, la CRA y Federación Agraria intentaban proseguir un lockout patronal, el gobierno destrabó el conflicto convocando a la cadena del maíz formada por más de 32 cámaras, donde participan los productores, los exportadores de Ciara, los acopiadores y la industria transformadora, a participar del Consejo Agroindustrial Argentino. Se logró un acuerdo en los dos puntos cruciales: asegurar el abastecimiento de maíz a la industria para que tenga la materia prima y el desacople del precio internacional del mercado interno mediante un fideicomiso.

En definitiva, los objetivos que se planteó el gobierno cuando tomó la política de intervenir en el mercado se están logrando.

Una vez más, la oposición política e ideológica quedó descolocada frente a la iniciativa del gobierno y su posterior convocatoria a negociar para resolver el conflicto. En realidad, la derecha opositora viene con el paso cambiado ya que tuvo que asistir en plena pandemia a un funcionamiento contundente del Parlamento aprobando leyes muy trascendentes para la Nación y la ciudadanía desde la primigenias de Emergencia hasta el Aporte Solidario de las grandes fortunas (un ejemplo a seguir a nivel mundial), la ley que modifica el índice previsional o la que sanciona a los que incendian los campos.

Asimismo, el Congreso cerró el 2020 con un hecho de gran importancia para la sociedad como la sanción de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

En definitiva, el año en términos políticos estuvo marcado desde sus inicios: el triunfo de un gobierno democrático y popular, y la derrota de la derecha política y económica.

Nota publicada en Tiempo Argentino el 17/01/2021

Comentarios: Deje un comentario

La intervención estatal es más necesaria que nunca

Tiempo Argentino | Opinión
tiempo1 El calendario dejó atrás el 2020, un año trágico que se ganó un triste lugar en la historia. Iniciamos el 2021 con renovadas expectativas, aunque las dificultades serán muy importantes. Ya sabíamos que sería el año de la vacunación y de la reactivación de la economía argentina y mundial. Sin embargo, comenzó con amenazas de toda índole, desde el avance de las nuevas olas y cepas del virus, hasta los episodios dantescos de la sucesión del Poder Ejecutivo en los Estados Unidos que desnudan la crisis de legitimidad de la deteriorada democracia norteamericana y la sensación de que la primera potencia del mundo ingresa en una fase de decadencia.

En el terreno local, este cuadro de incertidumbre mundial nos encuentra en discusiones sobre problemas que vienen del modelo aplicado por la derecha neoliberal como la disponibilidad de divisas y la inflación.

El aumento de los precios en la Argentina está cediendo. Macri había dejado una tasa de IPC anual de 53,8 por ciento. Hoy, se estima una inflación anual en torno al 35,5 por ciento. Es decir, en un año se bajó 18 puntos de inflación. Claro que el objetivo es continuar ese sendero decreciente, pero con mayor énfasis en los precios de los bienes fundamentales para la vida, particularmente los alimentos ya que la acción de los grandes oligopolios formadores de precios termina repercutiendo directamente en la línea de pobreza e indigencia. De allí que las autoridades nacionales estén desplegando una batería de políticas para hacer más efectiva la acción sobre esos rubros sensibles. Ello incluye nuevos Precios Cuidados que agranda la canasta. Se renuevan también los Precios Máximos, se avanza en un acuerdo para la cadena cárnica de modo de asegurar precios populares en varios cortes, y se está a la espera de la crucial definición acerca de la implementación de la demorada Ley de góndolas.

De allí que el presidente de la nación señaló que se encuentra “en una lucha con la producción de alimentos en Argentina” al cuestionar “¿por qué los argentinos pagan el kilo de asado como lo paga un alemán?”. En economía no se trata de una lucha etérea, abstracta. La discrepancia es con el poder económico concentrado, que no es imaginario ni inmanente, sino que es organizado. Y no solo se pronuncia en defensa de sus intereses corporativos, sino que actúa como lobista económico y en campañas ideológicas y políticas justificando su cerrada actitud crítica al gobierno democrático como en el caso de la Mesa de tres Enlaces, revelada contra la voluntad del gobierno por defender el precio de los alimentos para la ciudadanía. En el último tiempo, en medio de la pandemia, mientras sufrimos contagios y muertes y la gran mayoría de la sociedad se sumía a un esfuerzo económico y afectivo inédito en la historia del país, las cámaras de los grandes empresarios y sus expresiones televisivas enfrentaban el proyecto de Ley de Aporte Solidario de las Grandes Fortunas.

Cabe señalar que no se trata de una avanzada aislada, sino que estos sectores cuentan con aliados en el sistema político. En concreto, mientras el gobierno nacional toma medidas drásticas para frenar el aumento del costo de vida en una situación de pandemia, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires lanzó un tarifazo afectando a la ciudadanía porteña con un argumento engañoso, aduciendo que lo hace para protegerla de la adecuación del monto coparticipable en su disputa con la nación y las provincias del país. Así comenzó el año en la ciudad, con impuesto a los sellos del 1,2% en los consumos con tarjetas de débito y crédito, en una sociedad con pandemia donde la población se vio obligada más que nunca a evitar el manejo del efectivo y el uso de cajeros automáticos por una cuestión sanitaria, además que la crisis refuerza el recurso de la tarjeta para comprar comida.

Después de un año de restricciones al uso del transporte, la Ciudad dispuso aumentos de tarifas de taxis del 44 por ciento. También se resolvió una suba desproporcionada de las multas de tránsito del 82,5%, además de incrementos del 43 en el subte, del VTV del 45, de los peajes del 55 y de los parquímetros del 100 por ciento.

Completa el combo de ajuste larretista de la ciudad más rica del país un frenazo en la obra pública. Otra vez se aprecia una clara contraposición a la política nacional, ya que, mientras el presidente Alberto Fernández declaró la semana pasada el rol fundamental que ésta tendría en la reactivación del país, el gobierno de la ciudad amenaza con reducirlas a un “mantenimiento mínimo” y hasta revisar los contratos de la recolección de residuos, justo cuando la higiene se ha convertido en la norma fundamental para atravesar la pandemia. Los aumentos son tan elocuentes que el discurso engañoso del jefe de Gobierno porteño queda totalmente desvirtuado.

El presidente Fernández también se manifestó sobre el sensible tema de aumento de tarifas de servicios. Al respecto fue muy claro: “Estamos renaciendo de las cenizas y todo lo que podamos hacer para cuidar el bolsillo lo vamos a hacer”. Como señalamos, ese hacer es contrapesar el poder democrático a la insensibilidad del poder económico.

El año 2020 fue traumático para la población mundial. A las muertes y confinamientos se sumó la caída abrupta del comercio internacional y el freno en la producción, con la consecuente pérdida de empleo e ingresos en buena parte de la población. Ante esa situación los estados nacionales volvieron a ocupar un rol central, con políticas de intervención pública de toda índole, desde las imprescindibles restricciones para la circulación de las personas, hasta la provisión de salud a escala masiva y el sostenimiento de las economías y los ingresos de trabajadores y pymes a través de paquetes de gasto inéditos sobre la demanda y la oferta. Ante una crisis humanitaria de este calibre no hay otra institución más que el Estado que pueda dar respuestas en la escala necesaria. Así se impuso de manera inapelable la lógica estatal, incluso en países donde el credo neoliberal era venerado.

Pero este 2021 si bien nos trajo la esperanza real de la vacuna, aún requiere ser transitado con el mayor de los cuidados. Por lo tanto, deberá continuar un fuerte rol del Estado ante los diversos agentes económicos. El Banco Mundial así lo señaló esta semana, advirtiendo que la economía no va a experimentar el gran rebote que muchos esperaban. Y esa moderación no se debe al primer mundo ni a China, sino a los países en desarrollo y a los países pobres, entre ellos el nuestro. Por eso desde los organismos supranacionales –evidenciando un nuevo rol ante la catástrofe de la pandemia– se inclinan por recomendar que “si un país tiene margen fiscal, tiene que utilizarlo”. Ese margen fiscal que a la Argentina no le sobra, lo ha utilizado entre otras cosas para sostener la economía, congelando tarifas, otorgando subsidios como los ATP, dólar favorable, y créditos blandos para la producción, IFE para apuntalar el consumo, etcétera. Los receptores de esos beneficios incluyeron también a las grandes empresas que una vez más son renuentes a compartir el esfuerzo con los sectores más necesitados como reclama el papa Francisco y la mayoría de los gobiernos democráticos y populares. «

Nota publicada en Tiempo Argentino el 10/01/2021

Comentarios: Deje un comentario

Triunfos políticos del gobierno hacia el 2021

Tiempo Argentino | Opinión
tiempo

Paradójicamente, el año trágico de la pandemia en que murieron en nuestro país más de 41 mil compatriotas y cerca de un millón y medio sufrieron la enfermedad, finaliza con el Parlamento Nacional funcionando en plenitud, tratando leyes de gran trascendencia para la Nación y la ciudadanía.

La aprobación parlamentaria de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y la del “Plan de los 1000 días” tienen una significación de trascendencia histórica. No sólo favorecen a las personas gestantes que deben tomar la decisión de interrumpir su embarazo, sino que se transforma en una cuestión de salud pública y en un derecho fundamental que mejora a toda la sociedad. Con la ley de IVE se remueve una rémora propia de ideologías inficionadas por prejuicios patriarcales y clasistas, de subestimación y desprecio a la mujer y a la libertad de cada una de ellas a decidir sobre su cuerpo y su vida. Como dirían los reformistas del 18 “desde hoy contamos para el país con una vergüenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan, son las libertades que faltan”.

Resulta notable también que, simultáneamente, la Cámara de Diputados le dio tratamiento y aprobación a una nueva fórmula jubilatoria, dejando atrás otra piedra en el zapato de los jubilados, ya que con la fórmula del macrismo perdieron un 19% en dos años.
La unidad continúa marcando el camino

Si apreciamos el convulsionado año 2020 a partir de sus inicios, desde una imprescindible visión política, surge un elemento determinante: el pronunciamiento electoral de octubre definió un triunfo contundente del Frente de Todos como expresión de la unión del peronismo junto a otras fuerzas e identidades políticas que se integraron. En ese punto decisivo ya nadie pone en duda la visión política estratégica de Cristina Fernández de Kirchner para la formación de un gran Frente. El panorama de ese momento crucial se completa registrando la derrota de la derecha a pesar del notorio apoyo del establishment local, de los medios de comunicación monopólicos y sus editorialistas todo terreno, y del gobierno de la gran potencia de nuestra época, con un Donald Trump como remedo de aquel Spruille Braden de los años cuarenta que actuó como cruzado contra Perón y el populismo de entonces. Claro que como aquel del 18 Brumario, “la historia se repite, pero ahora como una miserable farsa”.

El triunfo y advenimiento de un gobierno democrático y popular, y el fracaso electoral de Juntos por el Cambio sigue siendo el punto dominante en la relación de fuerzas políticas de la actual fase.

El inesperado revés electoral del macrismo no hizo más que potenciar y sacar a la luz pública la ausencia total de propuestas conducentes a la sociedad, un estado de incapacidad para generar iniciativas parlamentarias y la imposibilidad de protagonizar un debate ideológico argumentado y respetable. Asistimos a un verdadero descalabro ante la sociedad, lo cual acentuó su conducta agresiva y obstruccionista, no sólo frente al gobierno legítimo, sino también ante la misma democracia como sistema. Una vez más los núcleos del poder corporativo, mediático y cultural, reniegan de la democracia, de la división de poderes y del respeto a la voluntad popular cuando sienten que la omnipotencia de su poder se ve amenazada por un gobierno que se propone cumplir con su compromiso frente al pueblo que lo votó. Es dable registrar que ese desplazamiento hacia una conducta agresiva, provocativa y sin destino, deja al garete a una parte de su base electoral, de tradición liberal, laica, sinceramente democrática, que los votaron desde un lugar independiente y que suelen fluctuar como votantes, especialmente cuando la situación se polariza. Nada indica que esa faceta antidemocrática y de un clasismo excluyente, se vaya a alterar en los próximos tiempos.

El rumbo político del gobierno de Alberto y Cristina, fue marcado a fuego en los discursos iniciales del nuevo Presidente: convocar a la unidad en un contrato social fraterno y solidario en la emergencia social producto del macrismo, definiendo que vivimos un tiempo en que se debe “comenzar por los últimos para llegar a todos”, fomentar “un Estado presente constructor de justicia social”, levantando la gran idea de todos los tiempos: la lucha por la igualdad social. “Sin pan, la vida solo se padece, sin pan no hay Democracia ni Libertad”. En suma, la solidaridad es la viga maestra de la reconstrucción nacional”.

Enfrentamos un nuevo año, un nuevo tiempo que miramos con esperanza, afirmados en que hemos transitado el 2020 con un gobierno que ha hecho un valiosísimo esfuerzo por cumplir con sus promesas electorales. El esfuerzo económico fue esencial para favorecer a las minorías más humildes, a los trabajadores y a los sectores medios más vulnerables, con un sentido auténticamente humanista. Desde el IFE a nueve millones de mujeres y hombres olvidados, el ATP beneficiando a dos millones y medio de asalariados, remedios gratuitos a jubiladas y jubilados, congelamientos de tarifas que aliviaron a usuarios domiciliarios y al sistema productivo, créditos subsidiados a trabajadores, autónomos, profesionales y PyMes, más recursos a la ciencia y tecnología, además de un nuevo plan de repatriación de científicos y científicas.

Estos ejemplos marcan el cumplimiento de ese rumbo. En lo macroeconómico, la fuerte baja de la inflación heredada del proyecto neoliberal, también señala el camino a seguir transitando, aunque es imprescindible una acción decidida ante los grupos oligopólicos que forman los precios a piacere, para perpetuar sus grandes ganancias a costa de los consumidores, o sea de la ciudadanía. Las decisiones más valiosas del gobierno a favor de las mayorías implicaron asumir el conflicto con los poderes fácticos. En este sentido resulta ejemplificador el decreto presidencial que estableció el carácter público de las tecnologías de información. En el mismo sentido, fue de gran relevancia política la aprobación parlamentaria de la ley del Aporte solidario y Extraordinario, iniciativa de los diputados Máximo Kirchner y Carlos Heller, que recaudará una suma cuantiosa aportada por una minoría de multimillonarios. La denominada ley del fuego, que frenará el oprobio de los especuladores incendiarios, también debió vencer el lobby de esos sectores con la aquiescencia de “reputados” editorialistas.

Se trata entonces de seguir avanzando en pos de un reparto más equitativo de los ingresos, comenzando por el salario de todo el sector de ingresos fijos, tanto los trabajadores registrados como los marginados del sistema formal. Está en juego la vida de millones de hombres y mujeres postergados por el proyecto político conservador. En nuestro país, tan rico por sus riquezas naturales y humanas, la economía está más concentrada que nunca en manos de minorías que medraron a costa de los trabajadores y las capas medias, malversando al viejo Lavoisier: “nada se pierde, todo se transfiere…” a los ganadores de siempre. Sin embargo, todo indica que esta vez el tiro será para el lado de la justicia.

Nota publicada en Tiempo Argentino el 03/01/2021

Comentarios: Deje un comentario

Junio participó de un encuentro virtual organizado por el PSol Chaco

juniochacofb El jueves 19 de noviembre, Juan Carlos Junio –secretario general del Partido Solidario– participó de un conversatorio sobre economía social y cooperativismo organizado por el PSol Chaco.

El referente de la fuerza solidaria comenzó la charla agradeciendo a los compañeros y las compañeras de la provincia por aunar esfuerzos para la consolidación local del Partido. Luego destacó el anclaje del PSol en la economía social y el cooperativismo. “El cooperativismo es para nosotros una herramienta muy importante de progreso social que está fuertemente relacionado con la participación y la militancia política”, destacó. “Conformamos un movimiento social en gran parte de clase media, pequeños comerciantes, industriales, profesionales, organizaciones de la sociedad civil. Desde esa conformación creemos que tiene que haber compromiso con la sociedad, con los valores humanistas y solidarios y ello implica un posicionamiento ideológico”, agregó.

“Estamos en una sociedad sumamente desigual”, comentó con relación al momento que vive el mundo. “Particularmente en la CABA hay una franja que se denomina clase media vulnerable que cayó hacia la pobreza. Tenemos una fuerte convicción de que uno de los espacios desde los que se puede cambiar esa realidad es la política”.

“La distribución progresiva de la riqueza es más imperiosa que nunca y para ello tenemos que tener una visión de la economía de carácter social y humanista. Y la cuestión no es otra cosa que disputa política y cultural”, comentó Junio. En este sentido, el referente destacó: “estamos viviendo un momento de gran alegría tras la media sanción en la Cámara de Diputados del Aporte Solidario y Extraordinario y aquí vemos hasta dónde llega la mezquindad de un grupo ultra minoritario de hipermillonarios en una época de pandemia social. El día anterior al tratamiento en la Cámara no hubo asociación de grandes empresarios que no se haya pronunciado tajantemente, como si todos se fueran a quedar empobrecidos por este aporte”.

“Estamos en un momento crucial de disputa entre nuestro gobierno democrático y popular y los sectores de derecha, que (cuando fueron gobierno) dejaron un país en una situación muy crítica, con un endeudamiento y un gran daño al tejido social y productivo. Como Partido Solidario creemos que hay que sostener la unión del Frente de Todos. Tenemos una derecha cada vez más reaccionaria y agresiva porque no tiene propuestas para la sociedad”.

Al finalizar la charla, Junio instó a los participantes a aportar en la lucha política dentro del Frente de Todos sin perder la identidad partidaria. “Y a tener la vocación de crecer como fuerza política en los próximos tiempos”, concluyó.

Del encuentro, en el que estuvieron presentes más de 100 participantes de diferentes regiones, participaron Susana Depetris -integrante de la mesa del PSol Chaco- como moderadora y Lucio Gómez, presidente de la Junta Promotora del Partido en la provincia quien dio la bienvenida al encuentro. El conversatorio finalizó con un intercambio de preguntas y respuestas.

Comentarios: Deje un comentario

Junio, Fernández y Cuirolo participaron en un conversatorio virtual sobre las pequeñas y medianas empresas

pymewebpson El 2 de noviembre, el Frente MiPymes del Partido Solidario de la CABA realizó un encuentro virtual con la participación de Juan Carlos Junio -secretario general del PSol-, el diputado y referente Pyme Eduardo Fernández y la empresaria Pyme Andrea Cuirolo.

Angel Romano, empresario Pyme, fue el encargado de coordinar el conversatorio. Al comenzar la charla, Romano comentó los objetivos del espacio que busca sumar a pequeños y medianos empresarios, comerciantes, cuentapropistas, emprendedores, cooperativistas y responsables de proyectos autogestivos. “Se trata de sectores con intereses comunes en defensa del trabajo argentino, la producción nacional y el mercado interno, compartiendo el ideario de nuestra fuerza política”, comentó.

Cuirolo se refirió a la crítica situación que atraviesa el sector como consecuencia de la pandemia y a la importancia de haber contado con un Estado activo en estos momentos de incertidumbre. “Las Pymes hemos pasado mucho, pero ahora estamos en una situación sin precedentes”, destacó. “Nunca pensé que un gobierno nos fuera a pagar parte de los sueldos”, agregó. Cuirolo maneja una Pyme proveedora de uniformes para empresas que, tras la pandemia, se reconvirtió para atender la demanda de indumentaria sanitaria.

“Las Pymes damos empleo al 70% de la población. Tenemos que entender que somos el motor del país y éste un buen momento para empoderarnos. Se está buscando ser una Argentina productiva, tenemos un gobierno que nos escucha”, destacó.

“El sujeto Pyme tiene una identificación con lo productivo pero también con lo político”, destacó Fernández. “Nosotros estamos en un partido claramente identificado con políticas sociales y económicas de profundo raigambre humanista”, agregó.

El diputado instó en la necesidad de legislar pensando en las pequeñas y medianas empresas. “Las Pymes producen y pagan impuestos y en ese sentido es muy importante tener gobiernos que las contengan. En diciembre habíamos empezado a adecuar proyectos hasta que vino el fatídico 19 de marzo y comenzamos, desgraciadamente, a tratar leyes para la emergencia”, puntualizó.

Fernández señaló que en estas circunstancias excepcionales pensar en una reactivación productiva sin apoyo del Estado es imposible y esa es la regla del Presupuesto que recientemente tuvo media sanción en Diputados. Al mismo tiempo, destacó la necesidad de una nueva ley pyme que ordene el disperso andamiaje legal; intervenir en la reforma impositiva e ir por una nueva ley de entidades financiera. “En definitiva, ir por transformaciones estructurales que nos tengan contenidos y desanden la capacidad creativa, productiva y fundamentalmente democrática que tienen las pymes y más en medio de esta pandemia, de ésta incertidumbre”, agregó el legislador.

Junio hizo un repaso por las últimas cifras de la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires que indican que en el distrito sube la pobreza y los sectores medios tipificados como “vulnerables y frágiles”. Además, 1.507.000 porteños y porteñas son de clase media, un sector “que sigue siendo cualitativa y cuantitativamente muy amplio”, caracterizó el referente.

El secretario general del PSol consideró que las Pymes son un espacio ligado a las clases medias y es desde allí donde se debe propender a que la Ciudad de Buenos Aires sea más convivencial, inclusiva, justa y democrática. “El destino de las Pymes está totalmente ligado al destino del país y al destino de los trabajadores y trabajadoras. Estamos ante un desafío de carácter político determinante en este mundo en crisis que la pandemia ha potenciado”, destacó el referente.

“Nuestro espacio político aspira a ser una fuerza progresista, transformadora y feminista. Y para eso resulta imprescindible generar conciencia en los sectores medios de la sociedad, cuyo sector más dinámico son las pequeñas y medianas empresas. Las Pymes pueden ser protagonistas en la lucha general de nuestro pueblo por una Nación que crezca y se desarrolle en términos económicos y también lo haga con un componente de soberanía nacional”, concluyó.

Comentarios: Deje un comentario

Junio, Morgade y Rinesi debatieron sobre educación y política

webpsol El 31 de octubre la Corriente Pedagógica Solidaridad y Emancipación desarrolló el conversatorio “Una mirada política para una pedagogía solidaria y emancipadora” con la participación de Juan Carlos Junio -secretario general del Partido Solidario-, Graciela Morgade -Subsecretaria de Participación y Democratización Educativa del Ministerio de Educación- y el politólogo, filósofo y educador Eduardo Rinesi

Débora Sales de Souza, miembro de la Corriente Pedagógica Solidaridad y Emancipación, fue la coordinadora del encuentro, el primero de una serie de conversatorios con el fin de debatir colectivamente un proyecto educativo emancipatorio.

Junio realizó la primera intervención con un repaso por la coyuntura mundial, local y continental. “La pandemia pone en evidencia la crisis orgánica civilizatoria del modelo económico, social y cultural del capitalismo”, destacó. “Tenemos la esperanza de que los pueblos y la reserva democrática de la humanidad, que enfrenta en forma creciente a los poderes hegemónicos mundiales, pueda crecer y disputar la decisiva lucha cultural”.

“En nuestra patria argentina y latinoamericana también vivimos estos tiempos difíciles, pero en este sentido destacamos el triunfo político de gobiernos populares en Argentina y México, la más reciente la victoria electoral del MAS en Bolivia y la derrota de la derecha chilena tras el triunfo en el plebiscito”, destacó Junio. En ese contexto, el referente puntualizó los logros de la gestión de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. “Se llegó a una postergación de la deuda con los prestamistas que posibilita una mayor inversión social, obra pública, inversión en salud”. Por otro lado, destacó la alentadora iniciativa del Aporte Solidario y Extraordinario y la media sanción del Presupuesto 2021.

Sin embargo, destacó que la derecha busca mantener su ofensiva para desgastar al gobierno en nuestro país. “Apostaremos a que crezca la participación del pueblo y a que se afirme una democracia sustentada en un fuerte protagonismo popular”, remarcó.

“Conocemos que la colonización no es solamente territorial y económica, sino que también es ideológica y por eso esta Corriente Pedagógica Solidaridad y Emancipación debe incluirse en un gran aporte a la lucha por la emancipación. En nuestra historia la educación pública se ha transformado en un patrimonio social y cultural insustituible. Por eso tenemos que defenderla y asumir el reto de recrearla. Ser conscientes que lo pedagógico parte de la lucha política general del pueblo y se libra un debate decisivo no solo cultural sino en la defensa de nuestra soberanía como pueblo y nación independiente”, concluyó.

“El sector de la educación fue un actor político fundamental en la lucha contra la derecha que nos gobernó durante cuatro años y que hoy es parte de la oposición. Y parte de ese sector lo componemos algunos de quienes estamos acá”, afirmó Morgade al comenzar su charla.

Al respecto de las tareas en la Subsecretaria de Participación y Democratización Educativa se refirió a las experiencias por el derecho a la educación que fueron ignoradas durante el macrismo. Se trata del derecho a la educación en personas migrantes y mayores. Además, las interpelaciones a la educación del problema del cambio climático y el ambiente; y el desarrollo y fortalecimiento de las cooperadoras escolares y los centros de estudiantes.

Para concluir, la funcionaria destacó :“durante los años del macrismo aprendimos a resistir a una voz hegemónica, poderosa, cínica. Ganamos las elecciones y tenemos un gobierno nacional, popular y feminista en construcción. Desde esas mismas fuerzas que nos llevaron a ganar las elecciones tenemos que seguir en estado militante, de apoyo al gobierno y análisis reflexivo”.

Rinesi, en tanto, reflexionó sobre los conceptos de emancipación y solidaridad, los ejes de la Corriente Pedagógica. “El Estado es un instrumento de Emancipación. Hay derechos si hay un Estado que lleva a cabo políticas para materializarlos”, destacó. Y respecto a la palabra solidaridad concluyó que es también un objetivo político de los gobiernos y mencionó el caso del Aporte Solidario Extraordinario. “Allí donde las fuerzas del mercado nos llevan a desarticularnos, la solidaridad crea lazos”, agregó.

Para finalizar destacó dos cuestiones, la primera es referida a la pandemia. “Esta situación mundial que vivimos nos demuestra que más allá de ser ciudadanos somos miembros de una unidad mayor, una humanidad”. E instó a “recuperar la vieja vocación educativa latinoamericana. Pensar la humanidad desde América Latina para la emancipación”.

La actividad finalizó con un intercambio de preguntas y respuestas y el anuncio de una nueva reunión el 28 de noviembre.

Comentarios: Deje un comentario

Juan Carlos Junio y Eduardo Fernández participan de la charla “La Ciudad y las PyMEs”

webpsol1 El lunes 2 de noviembre el Frente MiPyMEs del Partido Solidario de la CABA llevará a cabo una charla virtual sobre la Ciudad y las PyMEs que contará con la presencia del secretario general del PSol Juan Carlos Junio, el diputado nacional y referente PyME Eduardo Fernández, y Andrea Curiolo, empresaria PyME.

Coordina: Ángel Romano - empresario PyME

Zoom ID: 894 4729 7476
Facebook live: @PSOLCABA

Comentarios: Deje un comentario

Juan Carlos Junio participó del lanzamiento de la Corriente Pedagógica Solidaridad y Emancipación

whatsapp-image-2020-09-28-at-154409 En una convocatoria virtual en la que estuvieron presentes participantes de todo el país, el sábado 26 de septiembre se lanzó la Corriente Pedagógica Solidaridad y Emancipación.

El referente Carlos Grande fue el encargado de dar inicio a la reunión destacando que el objetivo de la Corriente será interpelar las tensiones que vinculan la vida política con lo pedagógico. “Lo importante es construir un camino que pueda permitirnos pensarnos hacia el futuro, y dentro de un tiempo poder decir cuánto valió este primer encuentro”, puntualizó Grande, quien es además docente.

“Hace mucho tiempo que venimos pensando la idea del lanzamiento de una corriente vinculada a lo pedagógico”, sostuvo Junio, Secretario General del Psol y también profesor. “Esperamos que, como dijo Carlos (Grande), sea un aporte para avanzar en la participación de la docencia en la lucha político cultural en defensa de lo público y la democracia”, agregó. El referente del Partido Solidario luego se refirió al contexto político en el que se lanza esta iniciativa. “Conocemos por nuestra historia que el presente y futuro de nuestra educación están sumamente ligados al destino político de nuestra Patria. La derecha se plantea lisa y llanamente la destrucción de la educación pública. Esa es la derecha de esta época, no es ni siquiera la derecha liberal, ni la derecha sarmientina, aquella laica que tenía un proyecto oligárquico y sin embargo planteó la Ley 1.420 de enseñanza gratuita. Esta derecha va además en contra de la organización gremial de la docencia. La lucha y defensa de los docentes es el factor determinante que influyó en que la derecha no pueda destruir la educación pública”, destacó. “Alguien dijo una vez que si se quiere definir el carácter de un gobierno hay que ver el presupuesto que se le asigna a la educación. Antes del kirchnerismo, el presupuesto destinado a la educación pública era del 3% del PBI, luego con Néstor, desde el inicio de la gestión de Filmus, llegó al 6% y en los cuatro años del gobierno de Macri bajó al 4,5%”, comentó. “Vivimos un momento de fuerte disputa que necesitamos que esté rodeado de la organización y la lucha popular. En la educación entonces también se libra una gran batalla cultural y política. Esta iniciativa aspira a encauzar una gran energía y reserva cultural y política que hay en la docencia de la tradición progresista, popular y latinoamericanista. De eso se trata una vez más, entre las brumas de la historia seguir luchando y soñando por transformar la sociedad. Este proyecto se propone hacer un aporte desde la educación a ese gran sueño y esa gran lucha de todos y todas nosotros y nosotras”, concluyó.

“¿Por qué lanzamos ahora la Corriente?, indagó Pablo Imen, docente e investigador de la UBA, al dar inicio a su charla. “Hay un elemento que es la coyuntura mundial de la pandemia. Y dos certezas bastante claras: la primera es que nada de lo que fue va a seguir siendo, por lo tanto el escenario colectivo de la pos pandemia va a ser muy diferente a lo que conocimos como normalidad. Y la segunda es que el rumbo de esa transformación no está escrito. Entonces se nos plantea el desafío de construir un modelo de sociedad y de educación en una transición histórica muy profunda”, explicó.

Para Imen, la pandemia desenmascara ribetes dramáticos de la desigualdad. “Según la UNESCO, desde el 2020, 1.400 millones de estudiantes estaban fuera de la escuela, de ellos, 800 millones tenían dificultades de acceso por falta de equipamiento, conectividad o ámbitos adecuados para estudiar. Esta profunda desigualdad se expresa de modo similar entre el colectivo docente. Hay encuestas que revelan que gran parte carece de computadoras, conectividad, formación en la modalidad virtual y, además, siendo una gran parte de la población docente mujeres, cargan con el trabajo del hogar más el pedagógico”, puntualizó. Asimismo, Imen destacó que este escenario también genera situaciones interesantes y novedosas; por ejemplo, los docentes trabajaron de manera mucho más colectiva que en su cotidianidad presencial. Hubo un diálogo más fluido entre niveles de dirección y docentes y una profundización en el vínculo afectivo entre la escuela y la familia.

Para finalizar, Imen destacó que la Corriente busca contribuir a un proyecto educativo emancipatorio contra la avanzada neoliberal. “El gran desafío es construir la escuela del porvenir frente a las propuestas educativas de la derecha. Contribuir como Corriente a la visibilización de experiencias o elementos que hagan una pedagogía emancipadora. Una apuesta colectiva, desde la educación, en el marco de una transformación”, concluyó.
“Construimos esta corriente para pensar otra educación”, destacó Grande para finalizar la charla. En esa línea, puntualizó tres ejes sobre los que se traza la propuesta: entender que educar es un acto político, y desde esa comprensión poder construir una política pedagógica con perspectiva a través de un proyecto político propio. Transformar la Corriente en una fuerza capaz de llevar adelante un proyecto educativo y, por último, entender que hay muchos espacios de vacancias en este aspecto. “Tal vez éste es un momento de ruptura que nos permite construir algo nuevo a partir de nuestra identidad. Queremos construir la Corriente porque queremos una sociedad más justa, más igualitaria, más feminista, más libre, capaz de transformar nuestra democracia en una democracia protagonista y participativa para toda nuestra ciudadanía y, en ese sentido, también debemos construir una nueva pedagogía”, subrayó. “Estamos convencidos y convencidas de que si transformamos esta gran masa de docentes en un sujeto político podremos realmente transformar el mundo”, agregó.

Grande destacó que un punto central de la Corriente es que cada provincia pueda articularse en un espacio organizativo. Y, en este sentido, presentó a los y las representantes en los diferentes territorios. Tomaron la palabra: Bernardo Beltrán (Tucumán), Pablo Meuli (Neuquén), Eduardo Althares (Santa Fe), Gina Alzugaray (Entre Ríos), Héctor Lorenzo (Chaco), Malena Teszkiewicz (Tierra del Fuego), Roberto Pineda (provincia de Buenos Aires) y María Heleder Balbuena (CABA).

El encuentro finalizó con la agenda de las próximas convocatorias que será difundida próximamente.

Comentarios: Deje un comentario

Primer Encuentro Nacional Virtual del Partido Solidario

plenario_nacional_vitual_web_psol En lo que fue la primera experiencia de Encuentro Nacional Virtual, este sábado 19 de septiembre más de 2.200 compañeras y compañeros participaron en simultáneo de esa reunión a través de las distintas plataformas que el Partido Solidario habilitó para seguir la actividad en vivo.

Minutos antes de las 16, horario previsto para el inicio, y como un reflejo de la enorme expectativa que despertó la convocatoria, la sala de Zoom abierta para la videoconferencia ya estaba colmada. Muchos y muchas militantes y amigas y amigos de la fuerza solidaria se volcaron entonces a las transmisiones también habilitadas en el canal de Youtube y el Facebook de Carlos Heller, referente nacional del PSol.

En la reunión telemática abierta, iniciativa de la Dirección Nacional en el marco de las políticas de cuidado de la salud que impone la pandemia, hicieron uso de la palabra Julia Perié (Vicepresidenta del PSol nacional, Parlamentaria del Mercosur y referente del PSol Misiones); Carlos Grande (PSol provincia de Buenos Aires), Gustavo Glombovsky (PSol Río Negro); Leo Manfredotti (Secretario de Asuntos Gremiales en Tierra del Fuego), Eduardo Fernández (diputado nacional por Córdoba), Liliana Condorí (PSol Jujuy), Víctor Luna Cuevas (PSol Tucumán), Juan Celli (PSol Neuquén), la concejala Mariana Abraham (PSol Mendoza), Lucio Gómez (PSol Chaco), Juan Carlos Picchio (PSol Santa Fe); Cecilia Porta (PSol Catamarca), Carlos Gabaldón (PSol CABA), Daniel De Lamo (PSol Chubut), Iris Toro (PSol San Juan), Manuel Castilla (PSol San Luis) y Cristina Ingleson (Subsecretaria de la Mujer y Diversidad de Paraná, PSol Entre Ríos).

Las y los referentes saludaron al plenario e hicieron un rápido repaso del desarrollo partidario en cada uno de los territorios donde el Solidario tiene presencia.

Facilitando el diálogo virtual, la moderación de la videoconferencia estuvo a cargo de Natalia Stoppani, integrante del Frente de Mujeres y Responsable de Formación Política en CABA.

Como es habitual en los plenarios del Partido Solidario, en su intervención, Carlos Heller, principal orador de la reunión, realizó un informe de coyuntura que incluyó un pormenorizado detalle de las políticas públicas que viene implementando el gobierno nacional desde que asumió en diciembre de 2019, hace apenas nueve meses, “con la convicción de revertir un cuadro gravísimo que había dejado la gestión de Macri tras sus cuatro años de gobierno”. En esa línea, Heller destacó todo lo que se ha hecho desde un “Estado fundido” antes de la llegada del Covid-19 y también cómo durante la cuarentena y el distanciamiento social se desplegó una batería de políticas “para dar una respuesta veloz, contundente y eficiente a un desafío de proporciones imprevistas e inimaginables”.

Dentro del esquema integral que está llevando a cabo el gobierno para enfrentar las múltiples consecuencias de la pandemia, protegiendo la salud y a la vez intentando morigerar sus inevitables impactos sociales y económicos, Heller destacó la cuarentena y el aislamiento social preventivo y obligatorio. “Con eso se ganó tiempo para poner al sistema de salud en mejores condiciones para enfrentar el previsible crecimiento de la curva de contagios. No fue fácil ni para el Estado ni para el sector privado, porque hubo un freno productivo masivo y prolongado, donde se priorizó el cuidado de la vida sin desconocer en ningún momento que eso tenía consecuencias económicas”, sostuvo antes de señalar un tema que le preocupa: “Acá hay un debate instaladísimo, pero que creo fácil de saldar, y es esta discusión de la cuarentena y la pandemia. Algunos hablan de la cuarentena como si la pandemia no existiera; creo que hay una parte de la sociedad que no entendió y sigue sin entender en el peligro que estamos. Es muy doloroso pero lo voy a decir así: en casos fatales en sólo seis meses llevamos el equivalente a 20 Guerras de Malvinas y a 60 Cromañones, y como sabemos todavía el futuro es incierto. Hay una suerte de naturalización de la muerte”.

El diputado nacional repasó las medidas de andamiaje para el sostenimiento de la demanda y de la oferta, haciendo hincapié en el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y el programa ampliado de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP). La ampliación de la moratoria, el congelamiento de las tarifas de los servicios públicos y la declaración de servicios esenciales para los de telecomunicaciones también formaron parte del temario. Y se refirió además y muy especialmente a la exitosa renegociación de la deuda con los bonistas.

Durante el racconto de las medidas implementadas por el gobierno nacional, Heller fue marcando las coincidencias con el ideario del Partido Solidario. “Esto explica por qué nos sentimos parte de este proyecto, cómo la mayoría de esas políticas que implementa el gobierno están en línea con propuestas de nuestro partido que están en sus documentos fundacionales”.

En la segunda parte de su exposición, el legislador recordó “un poco de la historia del PSol para los que no la conocen, sus objetivos, por qué se decidió constituir un partido de estas característica y cuáles son sus desafíos en los tiempos que vienen”.

“El PSol nace hace 13 años de una experiencia acumulada en el movimiento cooperativo transformador. Nosotros desde siempre nos nutrimos de esa tradición transparente y eficiente de la gestión cooperativa y creemos que esos valores adecuadamente integrados, transparencia y gestión eficiente y participativa, componen una cultura estratégica para construir, entre los y las integrantes del campo nacional, popular y democrático, un paradigma del futuro”, dijo Heller al plenario y añadió: “entendimos que nuestro rol no era ser cronistas distantes de una historia sino tratar de intervenir en ella y eso nos llevó a construir una fuerza política, de ahí nace el Partido Solidario, que desde el vamos se propuso ser actor y no ser un partícipe testimonial. Siempre dijimos que nuestra vocación era ayudar a construir mayorías y participar activamente en la conformación de alianzas que expresen ese campo nacional popular y democrático unificado”.

“Nos sentimos orgullosos de nuestra coherencia. Nos sentimos orgullosos de que hemos transitado estos 13 años desde la construcción del Partido sin desviarnos de nuestras convicciones ni de nuestros sueños. Tenemos que seguir trabajando por construir mayor unidad, por mostrar nuestra vocación de ayudar a fortalecer este proyecto. Tenemos que seguir codo a codo con los movimientos sociales, con los movimientos gremiales, con los movimientos de la cultura. Somos parte de una fuerza política que forma parte de una coalición de gobierno. Estamos en ella con la historia que tenemos, con nuestros matices, con nuestros acuerdos y nuestros desacuerdos con el resto de los integrantes de la coalición, pero con una convicción que no es negociable: la unidad es un bien estratégico y fundamental y está más allá de cualquier cuestión puntual con la que tengamos diferencias”, dijo el referente cerca del cierre de su intervención.

“La primera táctica de la oposición es bloquear nuestro proyecto. La segunda es dividirnos. La tercera es debilitarnos y sacarnos del gobierno en las próximas elecciones. Por lo tanto, lo nuestro es lo contrario: trabajar en todos los frentes para contribuir a que las iniciativas que integran el proyecto gubernamental tengan éxito. El objetivo principal de nuestro gobierno es reconstruir la Argentina priorizando a los sectores más vulnerables de la sociedad. No era magia, ni es magia, ni será magia. Es compromiso, es convicción, es fuerza organizada”, agregó.

Finalmente, Heller sostuvo: “Nuestro partido tiene las mismas convicciones y los mismos sueños del primer día, pero hemos crecido, tenemos un partido nacional, tenemos responsabilidades, tenemos muchas más responsabilidades que hace unos años. En muy poco tiempo hemos recorrido bastante camino, y ahora tenemos que prepararnos para recorrer otro tramo, uno muy importante, en el que tenemos un objetivo fundamental, ayudar a poner a la Argentina de pie. Y eso lo tenemos que hacer entre todos, entre todos nosotros y nosotras y entre todos los nosotros y nosotras que formamos este gran espacio que es el Frente de Todos y de Todas”. “Estamos en disputa permanente, tenemos que ser parte de la tarea de consolidar el triunfo del proyecto popular, nacional y democrático. Es hora de consolidar definitivamente un modelo de crecimiento con la gente adentro y para eso hay que seguir construyendo mayoría, no alcanza con tener razón, la democracia plantea reglas del juego y dentro de las reglas del juego nosotros tenemos que seguir acumulando para poder hacer efectivos todos esos sueños que tenemos, que compartimos, y que nos permiten estar acá juntos soñando”.

En el cierre de la actividad tomó la palabra el Secretario General del PSol, Juan Carlos Junio, uno de los principales organizadores de este primer Encuentro Nacional Virtual: “hemos tenido una reunión que colmó las expectativas que teníamos. Obviamente la intervención de Carlos fue una intervención valiosa que ratifica nuestra línea con un gran balance del trabajo del Partido. Diecisiete intervenciones desde distintos distritos muestran claramente el crecimiento del Partido”, manifestó a modo de primer balance.

“Tenemos conciencia que estamos ante un gran reto de esta época: hay que defender a este gobierno de los ataques de la derecha y lo tenemos que hacer desde nuestra identidad, convicción y perspectiva política de defender la unidad del Frente, como decía Carlos, con una gran vocación de que nuestra fuerza política vaya creciendo y desde allí ser un fuerte aporte a la lucha política general de nuestro pueblo para derrotar a la derecha y consolidar el proyecto político de nuestro gobierno democrático y popular. Estamos muy felices por este gran encuentro del que participaron miles de compañeros y compañeras. Tenemos un partido que está luchando, con gran fraternidad al interior de nuestra fuerza. Nos despedimos con un gran abrazo. Hasta la próxima”, cerró el referente.

Link activo: El video completo de la reunión está disponible en el canal de Youtube de Carlos Heller

Comentarios: Deje un comentario

Junio participó de una charla sobre política y desigualdades de género en el contexto del distanciamiento social

whatsapp-image-2020-09-21-at-121213 El viernes 18 de septiembre, Juan Carlos Junio –secretario general del Partido Solidario- participó del conversatorio organizado por el Frente de Mujeres y Diversidad sobre economía feminista, diversidad y géneros y Ciudad de Buenos Aires.

Verónica De Luca, responsable del Frente de CABA, fue la encargada de dar la bienvenida a la actividad y explicó el objetivo del encuentro: “pasamos seis meses de un aislamiento que atravesamos desde diferentes realidades pero la política no quedó aislada”. En este sentido, destacó la necesidad de debatir sobre las diferencias entre el gobierno nacional y el porteño frente a la pandemia; las actividades del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad y las desigualdades de género que se profundizan en este escenario sanitario.

“Estamos atravesando una situación de grandes tensiones políticas. Venimos de un gran triunfo político electoral. Vamos avanzando en el rumbo que se planteó el gobierno al asumir y la derecha trata de impedirlo por todos los medios”, afirmó Junio al comenzar su charla. “Los derechos se logran por la lucha social y política. Por ejemplo, la Ley Sáenz Peña fue en 1912 y la del voto femenino 40 años después. Pasaron dos generaciones para que algo que es tan sustancial, en donde se negaba un principio democrático tan central se lograra instituir en un derecho”, agregó.
“La llegada del gobierno nacional y popular de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner nos permite mejores escenarios para desplegar la lucha política en la conquista de nuevos derechos, aunque haya que librar la gran batalla cultural, la más compleja, la de derrotar conceptos reaccionarios y segregacionistas”, comentó Junio y en este sentido señaló la importancia de la reciente implementación en el Senado del cupo laboral travesti/trans. “Estamos ante un reto de la época y vale la pena tomar la política en nuestras manos y seguir luchando en pos de las conquistas”, concluyó.

“La pandemia visibiliza y refuerza desigualdades estructurales que se profundizan más desde una perspectiva de género”, comentó Gabriela Nacht, referenta nacional del Frente de Mujeres y Diversidad, quien al mismo tiempo destacó la importancia de atravesar este contexto bajo un gobierno popular con un Estado presente y un Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad. Nacht sostuvo que durante la pandemia la economía llamada “productiva” cae mientras que el trabajo no remunerado (tareas de cuidado dentro del hogar que recaen en su mayoría sobre las mujeres) se sostiene e incrementa. Si representaba un 16 del PBI en condiciones anteriores a la pandemia actualmente es de un 22%. “Entonces, ¿qué economía es la que se paró?”, reflexiona. “En realidad lo que sucede es que esta otra economía (la de reproducción) que está absolutamente invisibilizada no es optativa, no puede parar, porque si parase se acabaría literalmente la vida”, agregó. La referenta comentó que otra de las características de la economía de los cuidados es que se trata de una esfera privatizada ya que ocurre puertas adentro: “cuando la política acontece dentro de lo público y es una herramienta para la transformación de la sociedad. Esconderlo puertas adentro significa retirarlo de lo político e invisibilizarlo”, observó. “También se trata de un ámbito feminizado. El ingreso de las mujeres en el mercado de trabajo se ha estancado en los últimos 30 años porque si bien hay más mujeres que participan de la vida pública, sea en el mercado de trabajo, en la vida política o académica, no hay varones que trabajen en el mundo mal llamado privado, el de los cuidados. Si bien hoy en día se piensa que una mujer puede ser ingeniera, presidenta, astronauta, lo que sigue estando en duda es que el varón pueda dedicarse a las tareas de cuidado”, destacó.

“Hay un punto donde seguimos cayendo en una binariedad que califica a las mujeres como las únicas capaces para sostener esos trabajos y se sigue deslegitimando estos espacios en la vida pública. E incluso, las personas que no cumplen con esa binariedad son excluidas completamente del sistema. Las cosas no pasan por mero paso de tiempo, sino por la acción política, consciente y organizada”, concluyó.

“La invisibilización de la estructura patriarcal dentro de nuestras sociedades es uno de los enormes desafíos sociales y simbólicos que se rescatan en las luchas feministas”, afirmó Alba Rueda, subsecretaria de Políticas de Diversidad del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad. “Ocupar la calle y reclamar justicia nos llevaron a instalar el «paren de matarnos» y la necesidad de una línea de políticas públicas al primer nivel. El Ministerio justamente responde a esa expectativa que sitúa el movimiento feminista en la calle. Necesitamos que la primera línea de las políticas públicas incluya las perspectivas de género y diversidad para poder ponerle un límite a la violencia machista y patriarcal”, agregó. En este sentido, Rueda destacó que las dinámicas de las instituciones también reproducen lógicas patriarcales y que “el enorme desafío dentro del Ministerio es tensar para que no se aplanen nuestra luchas y, al mismo tiempo, que las políticas públicas recuperen estos escenarios de lucha. Y uno de ellos tiene que ver con la población trans”. Comentó también que no hay información pública que registre la cantidad de personas trans que residen en el país, pero hay un dato que refiere a la perspectiva de vida: “El modo en que expresamos nuestra identidad de género y el impacto dentro de las instituciones del Estado, la expulsión en el sistema educativo y de salud han creado una cadena de violencia que termina con muertes evitables. La población trans tiene un promedio de vida de 40 años como resultado de una violencia estructural que anida en nuestra sociedad”. Además, sostuvo que en el mercado laboral tampoco está resuelto el tema de la inclusión. “Entre el 80 y el 90% de la población trans nunca tuvo un empleo formal, y también en este porcentaje el destino es la prostitución”.

“Las políticas transfeministas que podamos adoptar dentro de nuestro Ministerio deben partir de este análisis de la realidad. Vivimos en sociedades desiguales que nos afectan de maneras distintas a partir de la noción de la intersección y la perspectiva de género. El cupo trans en el Senado ha sido y es un momento histórico porque es una respuesta directriz que muestra que el Estado tiene una responsabilidad. Es muy necesario contar con herramientas de políticas públicas que respondan a esos diagnósticos, a esas agendas sociales traducidas en políticas públicas para construir sociedades más justas y diversas”, concluyó.

La convocatoria contó con la participación de militantes de diversos puntos del país.

Comentarios: Deje un comentario